La tumba localizada, cubierta con una gran losa
La tumba localizada, cubierta con una gran losa - ayuntamiento
boadilla del monte

Hallada una espectacular tumba que podría ser la de San Babilés

El Ayuntamiento de Boadilla espera esta semana el permiso de Patrimonio para abrirla y estudiar su contenido

Actualizado:

El equipo de arqueólogos que busca los restos de San Babilés en Boadilla del Monte se ha encontrado con un hallazgo espectacular: una gran tumba cubierta con una losa de granito, situada bajo el altar de lo que fuera una iglesia medieval. No se atreven a adelantar acontecimientos pero, según los expertos, es una de las sepulturas más significativas de las localizadas. Ahora esperan el permiso de la Dirección de Patrimonio de la Comunidad de Madrid para abrirla y descubrir si en su interior hay restos humanos y algún ajuar.

San Babilés fue un santo que vivió en torno al año 717 y que fue decapitado, junto con sus dos hermanos y 80 niños a los que enseñaba las primeras letras. En la localidad de Boadilla del Monte, de la que San Babilés es el patrón, existe un cerro con ese mismo nombre, en el que desde hace algún tiempo se buscan los restos del religioso en lo que fuera su ermita. Un lugar al que se tiene constancia que fue el infante Baltasar Carlos, hijo de Felipe IV.

Catas y georradar

«La iniciativa fue de la Hermandad del santo», explica a ABC el alcalde de Boadilla, Antonio González Terol. «Había referencias de los más mayores del lugar, que recordaban que en los años 70 alguien estuvo en la zona con una pala y encontró restos de huesos en el lugar donde había estado la ermita». El Gobierno local decidió entonces realizar algunas catas en el terreno y enseguida llegaron los primeros descubrimientos: la planta de una iglesia del siglo XII y 34 enterramientos que, por la orientación de los cuerpos y los ajuares encontrados en sus proximidades, parecían de época visigoda (siglos VI a VIII).

Este éxito les hizo dar un paso más: se trabajó con georradar y este marcó varios puntos donde aconsejaban excavar. A ello se pusieron los arqueólogos, realizando sondeos, en uno de los cuales se acaba de encontrar, a apenas 50 centímetros de la superficie, una tumba grande, con una cubierta de granito partida en dos.

Según explica a ABC Juan Sanguino, arqueólogo que dirige las operaciones, la tumba está bajo el altar de la antigua iglesia. En opinión del experto, probablemente es anterior al templo; de hecho, parece que la iglesia se hubiera hecho ex profeso sobre la antigua necrópolis visigoda.

No obstante, es muy prudente en sus manifestaciones: la tumba aún no está abierta, recuerda, y es fundamental estudiar los restos humanos y materiales que se escondan, para determinar su cronología.

La gran losa que cierra el enterramiento indica que se quiso dar relevancia a la persona inhumada allí. Comparando con el resto de las tumbas, esta es «la más espectacular», en opinión de Sanguino.

El Ayuntamiento de Boadilla del Monte inició los trabajos el 19 de febrero, con un primer estudio de prospección que estaba dotado de un montante de 40.000 euros. Es el Gobierno local el que corre con todos los gastos: «Afortunadamente, llevamos tres años con superávit en el presupuestos», explica González Terol.

La Dirección de Patrimonio de la Comunidad de Madrid supervisa los resultados y será la que conceda los permisos para abrir la tumba.

Horno visigodo

Además, también fue hallado un horno de cal de época visigoda que «está perfectamente conservado y, si finalmente se data en esas fechas, sería de los pocos que existirían en España». El alcalde boadillense quiere que la Comunidad incluya estos hallazgos dentro de su red de patrimonio visitable, musealizándolo.