madero cubero

Fontanería, electricidad, inglés y hasta bocadillos de jamón a cambio de sexo

Algunos madrileños utilizan las páginas digitales de anuncios para ofrecer servicios variopintos y objetos de segunda mano a cambio de una recompensa sexual

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las habitaciones gratis a cambio de sexo comenzaron a proliferar en Madrid con la crisis en páginas web de anuncios sin coste. Se continúan encontrando estas proposiciones, pero ahora la diversidad de ofertas con distintos servicios es sorprendente. No se puede achacar a ningún fenómeno social más que el del puro deseo y morbo: fontaneros, profesores de inglés, «manitas», electricistas, informáticos,... Sus especialidades se ofrecen en la red a cambio de una recompensa sexual. Algunos incluyen su teléfono, su fotografía o, de forma más anónima, un correo electrónico.

«Fontanero a domicilio. Realizo todo tipo de trabajos de fontanería que suelen ser caros. Hoy en día no se pueden pagar cisternas, grifos, atascos,... a cambio de una relación esporádica (solo mujeres)», especifica uno de estos autores, quien solicita el envío de un e-mail a las interesadas.

«Hola busco trabajo de lo que sea: fontaneros, pinturas, electricidad. Si alguna mujer necesita sexo, también a cambio de ayuda económica», escribe otro. Algunos, además de estas especialidades, también incluyen arreglos de carpintería, colocación de cortinas y lámparas,... «lo que tú quieras», añade. «Me gustaría a cambio disfrutar juntos de momentos íntimos con confianza, tranquilidad e higiene. Seré tu amigo manitas con mucha discreción.

Informática e idiomas

Además de estos oficios, también se proponen otros más especializados, como el de informática e idiomas. «¿Necesitas aprender inglés rápido y de manera eficaz y no tienes ni un duro? Chico bilingüe da clase de todos los niveles y necesidades (exámenes, pruebas, trabajo, viajes,...) a cambio de sexo», dice uno que detalla que al menos el encuentro sexual se debe producir una vez o dos a la semana a modo de compensación, «según acordemos».

Otro de estos anuncios comienza con el enunciado de «informático a cambio de sexo». «Reparación de todo tipo de ordenadores a un precio muy económico, también formateo, instalo drivers, instalo los programas que necesites, cambio de pasta térmica, limpieza, etc. También monto ordenadores según tu presupuesto y monto pc».

Objetos

Los más atrevidos inician sus anuncios con la venta de algún objeto y la posibilidad de pagarles con placer. Es el caso de un individuo que trata de deshacerse de un aparato de aire para el verano que vende por 80 euros. «No lo utilizo y me ocupa espacio en el garaje, también lo cambio por sexo oral o manual con chica». Entre este tipo de textos se llega a encontrar hasta el de un particular que ofrece un bocadillo de jamón a cambio de relaciones. También los que agradecen un puesto de trabajo por un encuentro íntimo. «Busco empresaria que me dé trabajo. Me da igual de lo que sea. Soy comercial, pero trabajaría de lo que sea. A cambio estoy dispuesto hacerla favores sexuales. Soy discreto y serio. Gracias».

«Te llevo de compras»

Los hay que, emulando a Richard Gere en Pretty Woman, ofrecen como cebo una jornada de compras a cambio de mostrar cómo se cambian en el vestuario. «Hombre en la treintena, en busca de una chica a la que llevar de compras. Yo invito. A cambio..., me dejarás pasar contigo a los probadores para hacerme un pase de modelos privado. No busco sexo, solo mirar. Si estás interesada escríbeme y cuéntame cuál es tu estilo de vestir».