Sonia Gumpert, en el centro, durante los altercados de la noche electoral
Sonia Gumpert, en el centro, durante los altercados de la noche electoral - abc
madrid/

Un juez da por válidas las polémicas elecciones en el colegio de abogados

La sentencia, de lo Contencioso Administrativo, no ve nada que «haya afectado la limpieza del proceso electoral»

Actualizado:

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº22 de Madrid ha dado por válidas las polémicas elecciones al decanato del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), celebradas en diciembre de 2012. En aquellos comicios salió elegida, por mayoría, la letrada Sonia Gumpert y su junta de Gobierno. El citado juzgado declara «ajustado a derecho» todo el proceso electoral. Contra este fallo cabe recurso de apelación.

La sentencia de lo Contencioso Administrativo desestima, así, la demanda interpuesta por el anterior decano del ICAM, el letrado Antonio Hernández-Gil.

Según informan desde el órgano colegial madrileño, entre los fundamentos de derecho la sentencia dice que: «Debe afirmarse que la voluntad colegial quedó expresada con toda claridad en las elecciones…dicha claridad viene de la diferencia de votos».

En cuanto a los pactos electorales (otra de los puntos más criticados entonces), el juzgado mantiene que «no acierta a verse que tiene de ilegítimo y de contrario a derecho un pacto previo a las elecciones, publicitado y tendente a formar una candidatura». A la vista de la sentencia, dice el ICAM, «tampoco acierta a verse qué prohíbe a un grupo de colegiados poner en marcha una candidatura.

Lío con los ordenadores

Aquella cita con las urnas, como ha informado ampliamente ABC, fue criticadas por todas candidaturas que se presentaron excepto, claro está, la de la ganadora de Gumpert, que defendía la «limpieza del proceso». Se denunciaron posibles irregularidades a cuenta de unos ordenadores con datos del censo electoral que se detectaron al equipo de la ahora decana.

La tensión llegó a tal punto esa noche del 18 de diciembre de 2012 que hubo presencia policial en el Palacio de Congresos de la avenida de la Castellana, lugar donde se produjeron las votaciones. Era la primera vez, en 400 años de historia del ICAM, que se producía un suceso así. Los agentes se incautaron de los ordenadores entonces sospechosos.

El juzgado madrileño sentencia que «de ninguna manera se alcanza a comprobar alguna conducta que pudiera haber afectado a la limpieza del proceso electoral».