Fernando de Prado: «Para la búsqueda de Cervantes sólo hacen falta 65.000 euros más»
JOSe RAMON LADRA
ENTREVISTA

Fernando de Prado: «Para la búsqueda de Cervantes sólo hacen falta 65.000 euros más»

Este historiador y director del proyecto está decidido a localizar los restos del escritor con la técnica del georradar, la ayuda del mejor antropólogo forense y enormes dosis de tesón

Actualizado:

Suya es la iniciativa para buscar los restos de Cervantes, nuestro escritor más universal, por primera vez en casi 400 años. Sólo hacen falta, asegura, 65.000 euros. Algunos le han tomado por loco, o se han reído en su cara del proyecto. Él está convencido de que están en la iglesia de las Trinitarias, donde fue enterrado en 1616.

-¿Cómo arrancó esta iniciativa?

-El geofísico Luis Avial me explicó qué era el georradar. Yo había visto un reportaje sobre una excavación que se hizo en la antigua capital de Ramses II, Piramses, en Egipto, utilizándolo para ver el subsuelo sin tener que excavar. A medida que me lo explicaba, veía abrirse un campo de aplicaciones en arqueología, conservación de patrimonio... Comento que hay una serie de personajes de la historia de España cuyas tumbas estaban perdidas o sin localizar. La semilla quedó ahí, y empezó a germinar esa misma noche: me pasé horas buscando información.

-¿En qué momento esta idea pasa a ser una reflexión más seria?

-Cuando descubres que no sólo es factible, sino que además es barato, que las posibilidades son muy altas, que hay una serie de peculiaridades que hacen posible identificarle, y que la iglesia donde está no se ha tocado desde 1673. Y empiezas a dar la lata, tirando de conocidos, de familia, de contactos ... y empiezas a recibir las primeras negativas más o menos educadas. Y como estás convencido de que es posible, sigues intentándolo. Y el punto de inflexión es cuando una persona utiliza su cargo para burlarse de tí.

-¿Y cuándo encuentra a alguien que le dice: «Adelante»?

-En 2013; una conocida mía está en el consejo de la Spanish Society de Nueva York. Le comento el proyecto, pero la Spanish Society no tiene un duro. No obstante, me explica que hay un grupo norteamericano con mucho dinero que mantienen una universidad y todos los años organiza un viaje a recibir un seminario en el país de origen de un autor. Ese año lo quieren hacer en Madrid, por Cervantes. Vienen, les organizo las visitas: les abrieron las puertas de la Real Academia, la Casa Museo de Lope de Vega... De paso, les expongo el proyecto... y no les cabía en la cabeza. «Esto es un timo», debían pensar. Sólo les pedía 100.000 euros. Meses después retomé el contacto y tenían interés: hubiera sido el patrocinador privado de la operacion.

-¿Ya no lo van a ser? ¿Porqué?

-¿Te das cuenta de lo que significa que obtener los restos de Cervantes lo tenga que pagar una empresa americana porque aquí no han querido poner esa cifra?

-Entonces se abre otra vía

-En septiembre, Luis Avial nos puso en contacto con Pedro Corral, concejal de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid. Le presenté la documentación, cartas de apoyo de la Academia de la Lengua, una cariñosísima de Vargas Llosa... Le hago ver que estamos hablando de Miguel de Cervantes, una figura mundial; que las posibilidades son altas. Pedro Corral pregunta cuánto costaría la primera fase, le digo que 12.000-15.000 euros. Y él dice que adelante.

-Si esa primera fase finaliza con éxito, hará falta alguien que apoyara económicamente el proyecto

-Cuando saltó la noticia, el 25 de julio del 2011, durante el mes de agosto me tuve que quedar en Madrid atendiendo a los periodistas extranjeros; españoles no llamó ni uno. Nosotros no somos conscientes ni valoramos la trascendencia mundial del Quijote. Cervantes es la tarjeta de presentación para cualquier actividad que haga España fuera. Nos centramos en sol y playa; de ahí que la destrucción de patrimonio artístico en esta última década ha sido brutal, a favor de construir apartamentos. Si se hiciera una campaña de promoción de Madrid, costaría millones de euros conseguir esos resultados. Está más que amortizado cualquier gasto que se haga.

-Además de Luis Avial, en el equipo también está Francisco Etxeberría

- Etxeberría tiene un conocimiento enciclopédico en antropología forense, y enorme experiencia en excavaciones arqueológicas. Para la identificación de los restos de Miguel de Cervantes, no había otra opción más que el mejor. Y el mejor es él.

-¿Y además de los de Cervantes, son pocos los restos que puede haber en la iglesia?

-Si; la iglesia primitiva, de 1612, tiene unas características muy concretas, y en la que se construye después, en 1673, se hace primero el zócalo y luego sobre éste, la nueva construcción. Si hay enterramientos primarios, en caja, dependiendo de la profundidad en que estén se puede saber aproximadamente la cronología.

-¿Qué hará Etxeberría?

-En caso de que se encuentren, él tiene que hacer el análisis. Puede sacar una información muy completa: si tuvo deficiencias de alimentación en su infancia, o alguna enfermedad infecciosa al final de su vida, de qué manera le afectaron las heridas ... hasta se podría hacer una reconstrucción de su cara, y confirmar de ese modo si la iconografía que ahora damos por buena lo es o no.

-Y si se localizan, ¿qué habría que hacer con ellos?

-Tendrían que volver a ser enterrados en la iglesia donde él pidió que se inhumaran. Esto tendría unas consecuencias para Madrid, para España y para la economía. Vamos a hacer esta primera fase, vamos a analizar los resultados, vamos a hacer un informe, y como sea mínimamente positivo, estamos hablando de que harían falta sólo 65.000 euros más...