Lissavetzky propone alojamientos temporales para colectivos vulnerables
Jaime Lissavetzky, junto a los responsables de la Fundación Alternativas Nicolás Sartorius y Julio Embid. - isabel permuy

Lissavetzky propone alojamientos temporales para colectivos vulnerables

Esboza el futuro programa electoral socialista en un acto con la Fundación Alternativas

s. m.
Actualizado:

Jaime Lissavetzky empieza a esbozar lo que será el programa electoral del PSOE para recuperar la capital en las elecciones municipales de 2015. Para ello, ha presentado en la Casa del Libro, junto a destacados miembros de la Fundación Alternativas, algunas de sus ideas, como crear alojamientos temporales para los colectivos más vulnerables en lugares como Usera o San Fermín, peatonalizaciones de fin de semana en zonas como el Eje Prado Recoletos, o la creación de pequeños intercambiadores intermodales en distintos puntos de la ciudad.

Lissavetzky ya ha dejado claro que quiere ser candidato a la Alcaldía de Madrid en 2015. Y con el acto de ayer, avanza también que tiene ideas para aplicar en la ciudad. Como por ejemplo la potenciación de un programa de alquiler de viviendas públicas que podría iniciarse en Villa de Vallecas. Cree necesario impulsar el uso de la bici en la ciudad, y «humanizarla» mediante la generación de bulevares verdes en zonas como la calle López de Hoyos, en Chamartín. Son, por regla general, propuestas que reutilizan lo que ya existe, de bajo coste, para adaptarse al momento de austeridad total que se vive.

Propone nuevos usos para el antiguo Mercado de Frutas de Legazpi, cerrado y sin uso desde que se marcharon de allí las sedes de los sindicatos municipales y del Samur y el Almacén de Villa. En el capítulo laboral, propone hacer un vivero de empresas en el edificio del mercado de Bami (Ciudad Lineal), y medidas de reindustrialización de la ciudad mediante la innovación (generando sinergias entre la nave Boetticher y el polígono de Marconi de Villaverde, por ejemplo).

En su exposición, ante la atenta mirada de Nicolás Sartorius, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas - el «think tank» del PSOE-, Lissavetzky planteó su idea de crear «calles mayores» en cada distrito, para fomentar el comercio de proximidad. Su conclusión enlaza directamente con el título de su estudio, «Madrid tiene alternativa»: a su juicio, «podemos cambiar Madrid».

Sartorius coincidió con Lissavetzky en el diagnóstico: Madrid «está en un estado de emergencia» y de «retroceso» en aspectos como turismo, empleo o limpieza, y para salir necesita «un proyecto potente de izquierdas».