navidad 2013

El Belén del Príncipe ya puede visitarse en el Palacio Real de Madrid

La Sala de Alabarderos de Palacio alberga desde hoy un Belén napolitano formado por más de 200 figuras y casas napolitanas

Actualizado:

En la Navidad de 2013, Patrimonio Nacional continuará con la tradicional exposición de Belenes tanto en el Palacio Real como en los monasterios reales madrileños (a partir del 15 de diciembre).

La Sala de Alabarderos de Palacio alberga desde hoy un Belén napolitano formado por más de 200 figuras y casas napolitanas, parte de ellas pertenecientes al llamado Belén del Príncipe. Otras fueron adquiridas en 2001 a talleres activos desde el siglo XVIII, que han mantenido hasta nuestros días la tradición napolitana.

El diseño ha sido realizado por conservadores y restauradores de Patrimonio Nacional, mostrando las escenas clásicas de este tipo de nacimientos, donde lo religioso se muestra a través de lo cortesano y de lo popular.

En esta ocasión, como novedad, se ha organizado un campamento oriental a la entrada de la ciudad, donde se reproduce, a pequeña escala, la tienda de campaña otomana que se conserva en la Real Armería.

En el Monasterio de Las Descalzas Reales, el Belén responde a la tradición franciscana, con escenas inspiradas en la sociedad rural mediante personajes de diferentes estamentos y gremios. Las figuras, de 35 centímetros de altura, proceden de las fábricas de imaginería que desde 1880 prosperaron en la ciudad gerundense de Olot. Son de principios del siglo XX y están realizadas en una pasta de cartón y madera, característica de estos talleres.

El Monasterio de La Encarnación también alberga un Belén realizado en Olot a finales del siglo XIX, con figuras dispuestas en un montaje popular que combina elementos vegetales y textiles, junto con cerámica y bronces de talleres españoles del siglo XVIII.

Por último, en el Monasterio de Santa Isabel se muestra un conjunto de cincuenta figuras y cuatro construcciones hechas de palillo por José Mayo entre 2003 y 2010. La escenografía se dispone siguiendo las pautas del belén popular madrileño: corchos, y elementos vegetales.