Las probabilidades matemáticas de que te toque El Niño

Los premios son más pequeños en este sorteo, pero la oportunidad de no irse de vacío mayor que en el de Navidad

Actualizado:

Es muy posible que hayas jugado a la Lotería de Navidad y no te haya tocado nada, o quizás una pedrea, o te han devuelto el dinero... Demasiados números que ruedan en un bombo que solo responde al azar y a nada más que al azar. Sea como sea, si quieres seguir tentando a la suerte, tienes la posibilidad de hacerlo de nuevo con El Sorteo Extraordinario del Niño, que se celebra el próximo 6 de enero. Esta lotería reparte menos millones que la de Navidad y, sin darle muchas vueltas, entusiasma menos, pero hay que tener en cuenta que resulta más favorable para el jugador: las posibilidades de meterte algo que engorde el bolsillo, aunque no vaya a terminar ni de lejos con una hipoteca hasta la vejez, son considerablemente mayores.

Solo hay que hacer un sencillo cálculo matemático. En el Sorteo de Navidad hay 5.305 premios entre el Gordo, segundo, tercero, cuartos, quintos y pedreas (sin tener en cuenta los reintegros) y 100.000 bolas. Por lo tanto, la probabilidad de llevarse alguna alegría es del 5,305%. Pero en el del Niño hay 7.813 premios y las mismas bolas, por lo que la probabilidad de ganar sube más de dos puntos porcentuales, hasta el 7,813%. Uno puede jugar con un poco más de certeza.

Además, en el sorteo de Navidad solo existe el reintegro del primer premio (se devuelven los 20 euros del décimo si coincide con su último número), pero en el del Niño a ese se le suman dos reintegros especiales. Esto significa que, sumando todos los porcentajes, la posibilidad de perder en el de Navidad es del 84,69%, mientras que en el del 6 de enero desciende a poco más del 62%. Es decir, tienes un 38% de probabilidades que te toque algo o al menos de recuperar el dinero. Nada mal para los jugadores más conservadores.

Todo lo demás es cuestión de suerte.