La revista internacional «Heredity» ha publicado un estudio sobre este fenómeno
La revista internacional «Heredity» ha publicado un estudio sobre este fenómeno - abc

El misterioso caso de los olmos que no enferman en Madrid

Una olmeda entre Fuencarral y Alcobendas resiste a la grafiosis que destruye la especie en toda España

Actualizado:

No hay poción mágica que explique el fenómeno. Pero en Madrid, como ocurría en la antigua Galia, una pequeña aldea como la de Asterix —esta es vegetal— se resiste a la invasión —de escarabajos, no de romanos —. La Comunidad de Madrid tiene localizado un rodal de olmos inmunes a la grafiosis, una enfermedad provocada por un hongo dispersado por esos escarabajos.

Esta singular olmeda no sólo es relevante para la Comunidad de Madrid, sino para toda España, pues la grafiosis es una enfermedad que ha extinguido gran parte de la población de olmos durante todo el siglo XX. Porque, ¿qué quedó de los grandes olmos que refrescaban en gran parte de las plazas de los pueblos del país?

El reducto natural de unos 100 ejemplares, ajeno a la invasión de los escarabajos perforadores que provocan la enfermedad se ubica en el Monte de Valdelatas, en una superficie de 290 hectáreas, situado en el Distrito de Fuencarral. Se trata de una prolongación del Monte de El Pardo y está catalogado como Monte Preservado, donde no pueden circular vehículos a motor, ni se puede cazar ni está permitida la recogida de flora.

Está compuesto por olmos blancos europeos, que no se han visto afectados por la grafiosis, porque los insectos que la transmite no detectan a esta especie como un hospedante habitual. La olmeda irreductible ya ha sido objeto de análisis a través de marcadores genéticos, con objetivo de analizar su carácter autóctono o introducido.

El análisis que ha llevado a cabo la Consejería de Medio Ambiente en torno a este lugar ha incluido también una comparación con otras poblaciones españolas y europeas. El resultado de los análisis realizados con el apoyo del Grupo de Investigación en Genética y Fisiología Forestal de la Universidad Politécnica de Madrid demuestra su condición de olmo autóctono. Así, se demuestra que el de Valdelatas es el rodal más singular de la Península en su especie y una fuente básica para la recuperación de la misma en la provincia, al considerarse como «fuente semillera».

Publicación internacional

Estos estudios sobre la peculiar olmeda madrileña han sido publicados en la revista internacional «Heredity», donde se destaca que se debe impulsar la recuperación de las olmedas madrileñas, utilizando esta población y, si es oportuno, los de otras localizaciones españolas, para propagar la especie en las riberas de los ríos madrileños en los que, en su momento, debió de estar presente.

Nos encontramos ante un hecho insólito de cara a la protección de la naturaleza. De hecho, el consejero de Medio Ambiente, Borja Sarasola, explica que «esta alameda puede convertir en fundamental para revegetar los sotos y las riberas de la Comunidad con un tipo de olmo invisible por naturaleza a este hongo».