Los parquímetros inteligentes llegan a partir del 1 de noviembre a Madrid
Parquímetro de zona azul en una calle de Madrid - chema barroso

Los parquímetros inteligentes llegan a partir del 1 de noviembre a Madrid

Desde noviembre, estas máquinas tienen seis meses para hacerse «inteligentes»

Actualizado:

Desde el 1 de noviembre, las empresas concesionarias de los parquímetros madrileños inician su fase de transformación para convertirlos en aparatos «inteligentes», capaces de saber cuál es el nivel de ocupación en la zona, si nuestro vehículo es tecnológicamente sostenible, y que además serán susceptibles de cobrarnos con tarjeta sin contacto, de prepago o incluso a través del móvil. Las empresas tienen seis meses para poner a punto sus prototipos.

Los nuevos parquímetros permitirán diferentes sistemas de pago: en metálico, con tarjeto de crédito, mediante tarjetas prepago, con tarjetas sin contacto, o a través de dispositivos electrónicos móviles —un sistema ya en pruebas en varios barrios de la capital, como el Barrio de los Jerónimos o el entorno del Santiago Bernabéu—.

Además, contará con un teclado alfanumérico en el que introducir el número de matrícula. A través del mismo, en conexión con las bases de datos oficiales, podrá saberse la antigüedad del vehículo y el modelo de que se trate, variables que van a influir en la tarifa a pagar.

Eso sí, toda la tecnología no parece permitir que el parquímetro devuelva cambio. Al menos en los nuevos aparatos, la cantidad que sobre del precio del tique se acumulará como saldo a favor del usuario, a través de la matrícula que marca en la máquina.

Como en el futuro también se pagará más en las zonas en que la aglomeración de vehículos, los parquímetros nuevos también tendrán que estar preparados técnicamente para esta eventualidad, siendo capaces de recibir información sobre esta variable e integrarla en el cálculo de la tarifa a abonar por el conductor.