arte / discapacidad

Un museo donde se ruega tocar

El Tiflológico de la ONCE es el único del mundo que acoge obras hechas por y para invidentes, pensadas para el tacto

Actualizado:

El Museo Tiflológico de la ONCE («Tiflos»: «ciego» en griego) es una pequeña joya de Madrid que cada año recibe entre 12.000 y 13.000 visitantes.

En la calle de La Coruña desde hace 21 años, es el único en el mundo de sus características: un espacio expositivo en el que las obras (pintura, escultura y fotografía) han sido realizadas por personas ciegas o discapacitadas visuales.

El Tiflológico está abierto a todo tipo de público, aunque fue especialmente concebido para las personas invidentes, que recorren las salas ayudados por una audio-guía y pueden sentir las piezas utilizando sus manos. También debe ser el único museo del mundo donde se pueden tocar las obras.

La planta baja del museo está dedicada a la tiflología. Aparecen en ella la historia del cupón de la ONCE (con ejemplares anteriores incluso a la creación de la entidad) y numerosos y curiosos instrumentos para ciegos de los siglos XIX y XX, como las primeras publicaciones en braille (el sistema de lectura y escritura táctil ideado por Louis Braille), aparatos de cálculo, rompecabezas…

La segunda planta alberga las obras de artes plásticas; 35 maquetas de los monumentos más famosos del mundo declarados Patrimonio de la Humanidad, así como una colección permanente de fotografías, pinturas y esculturas firmadas, en su mayoría, por artistas con problemas visuales graves afiliados a la ONCE.

«Nuestro propósito es acercar la Historia del Arte a las personas con deficiencia visual», explica Miguel Moreno, director del museo desde 1993 y ciego desde los siete años. «Por eso incluimos, por un lado, las maquetas de obras de referencia en todo el mundo, y por otro, un espacio de promoción del trabajo de nuestros socios».

Uno de los autores que expone estos días en el Tiflológico es José Miguel González, pintor y deficiente visual, que, bajo el título «Reciclaje interior», muestra sus acuarelas en la sala temporal hasta el próximo 14 de septiembre.

Durante todo el año, el Tiflológico sale de la calle de La Coruña para acompañar los actos de celebración con motivo del 75 aniversario de la ONCE. Una exposición itinerante llevará una representación de las piezas del museo allá donde la organización acuda. La próxima cita es en Asturias.