Educación: Madrid se abre al mundo, Cataluña se aísla
El presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y la consejera de Educación Lucía Figar con la primera promoción del Bachillerato de la Excelencia - abc
Educación

Educación: Madrid se abre al mundo, Cataluña se aísla

La región madrileña se distancia de la catalana en todos los datos académicos nacionales e internacionales

Actualizado:

Madrid apuesta, desde hace años, por el bilingüismo en la escuela y eso le abre al mundo. Cataluña, por el contrario, se empeña en políticas de «inmersión» con la lengua catalana como único protagonista y, eso, le lleva al aislamiento.

Pero hay más. Los alumnos madrileños están mejor instruidos y obtienen mejores resultados académicos en lectura, matemáticas y conocimiento del medio. En geografía, historia, literatura o ciencia, por ejemplo, el nivel es bajo en toda España porque son asignaturas que, desgraciadamente, han ido cayendo en desuso en las últimas décadas. Aún así, también en esas materias se defienden mejor los estudiantes de nuestra región. Resulta muy ilustrativo el dato de que, en 2011, Madrid tenía una tasa de abandono del 19,8% y Cataluña del 26%. La media nacional era del 26,5%.

Los expertos educativos tienen claro que el Gobierno de la Comunidad de Madrid «impulsa los niveles de calidad» mucho mejor que Cataluña. Así se refleja tanto en los balances del Ministerio de Educación como en el último informe PISA —el «termómetro» internacional de evaluación de los estudiantes—, lo que conduce, dicen, a que los madrileños «afrontarán el futuro laboral mejor preparados y con un dominio del inglés del que carecen los catalanes».

Si nos fijamos en un estudio de la Fundación BBVA, los tiros van por el mismo camino. En el informe se destaca que las comunidades autónomas «con mayor rendimiento educativo muestran mayor capacidad para resistir el impacto de la crisis, especialmente el mantenimiento del empleo, pero también de la renta per cápita. En el último informe PISA, Madrid aparece como la primera región de España, superando ampliamente a Cataluña. Es más, se coloca por delante de países como Alemania, Suecia, Reino Unido, Dinamarca, Estados Unidos o Francia.

El Programa Bilingüe de la Comunidad de Madrid se inició en el curso 2004/05, con Esperanza Aguirre al frente del Ejecutivo autónomo. Consiste no solo en reforzar el inglés como lengua extranjera, sino impartir otras materias en ese mismo idioma. Pueden ser todas, excepto Lengua Española —claro está— y Matemáticas. Los alumnos estudian en inglés al menos el 50% de su horario lectivo. El próximo curso escolar se llegará a los 547 centros bilingües, de los que 315 son públicos (40% del total), 95 institutos (31%) y 142 colegios concertados (33%). Sus niveles de conocimientos los miden docentes del Trinity College y la Universidad de Cambridge.

«En la Cataluña del Norte»

Este sistema de enseñanza bilingüe madrileño —se llevan invertidos más de 15 millones desde 2005— sigue siendo prioritario para el presidente Ignacio González, y su consejera de Educación, Lucía Figar. Y, lo cierto, es que ya se han interesado instituciones educativas de EE. UU., Japón, Reino Unido, Canadá, Irlanda, Filipinas, Australia y Brasil.

El panorama catalán es muy diferente. Los mismos expertos consultados por ABC consideran que el «enrocamiento» de los distintos Gobiernos de la Generalitat en las políticas de inmersión lingüística «han provocado un aumento del fracaso escolar de los alumnos», algo que certifica el informe PISA. En 2010, UPyD ya denunciaba que se gastaban 2.400 millones de dinero público en políticas de apoyo a la lengua catalana.

Los Erasmus prefieren Madrid para hablar lo que 500 millones de personasEl informe PISA y el del BBVA coinciden en que las regiones con mejores resultados en rendimiento educativo son también las más equitativas:Madrid logra 84 puntos en el índice calidad y Cataluña se queda en los 50. Es más, los expertos recuerdan que «sólo gracias a los buenos resultados de los alumnos de Madrid en PISA, el dato global cosechado por España ha mejorado respecto al nivel de 2006».

En plena crisis económica, Cataluña ha gastado 6 millones de sus arcas públicas de euros en llevar la lengua catalana a 6 escuelas privadas levantadas en Francia por La Bressola, una asociación «en defensa y promoción» de dicha lengua en la «Cataluña del Norte», dice su Diario Oficial.

Otro dato clarísimo del aislamiento que amenaza a Cataluña por su obsesión lingüística es el intercambio de estudiantes. Los chicos Erasmus no quieren a Cataluña. A Madrid vienen el 18,7% de estos alumnos; a Cataluña 9 puntos menos. Y es que uno de los factores clave para que los extranjeros vengan a España es su idioma y aprenderlo: lo hablan más de 500 millones de almas en todo el mundo.