Carguen, apunten... ¡adjudicado!
Un modelo que nunca falta en estas pujas son las escopetas de caza, como este modelo CZ.22 - ABC
SUBASTA DE ARMAS EN MADRID

Carguen, apunten... ¡adjudicado!

La Guardia Civil abrirá del 3 al 7 de junio la segunda mayor puja de su historia, con 2.600 armas intervenidas

Actualizado:

Será la segunda subasta de armas más grande de la historia de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid. El servicio de intervención del Instituto Armado pondrá a la venta del 3 al 7 de junio cerca de 3.5000 armas —un total de 2.663— largas y cortas. La cita será en el Instituto Ferial de Madrid (Ifema) situado en el Parque Juan Carlos I. Ahí, durante una semana, los interesados en adquirirlas podrán ver la exposición con todo el material expuesto instalado en la Sala de Oriente.

El año pasado el arsenal fue aún mayor: 3.000, por ello batió el récord y éste no lo hará por poco. Estos rifles, escopetas, pistolas o revólveres no tienen dueño y lo buscan. Lo tuvieron un día y, por diversas razones, acabaron en manos de la Benemérita. La Guardia Civil es el Cuerpo encargado de controlar las licencias y el depósito que ahora saldrá a la venta por dos razones: porque sus dueños no renovaron los permisos o porque quieren deshacerse de ellas.

Es entonces cuando son depositadas en la Intervención de Armas del Instituto Armado y, transcurrido un año, salen a subasta en función del número. Esta será la segunda en dos años, pero no siempre sucede así, explicó una portavoz del Cuerpo. La puja se celebrará en la sede de la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos. Tendrá lugar el 10 de junio a partir de las 9 horas y será en la modalidad de «pliego cerrado» que deberán presentar los interesados en el horario y fechas de exposición en Ifema —de 9 a 14.00 horas, salvo el último día, el 7, que acabará a las 13.00–. En el recinto ferial podrán pujar por el arma de fuego que desee cualquier persona física o jurídica legalmente habilitada para el uso, tenencia o comercio de armas de fuego, que tengan la documentación en vigor.

De las 2.663 armas largas y cortas que saldrán a subasta, la mayoría son escopetas y rifles de caza y, en menor número, pistolas y revólveres como los que suelen emplear los vigilantes de seguridad, precisó una portavoz del Instituto Armado. Cazadores, aficionados al tiro, militares, policías, armeros... suelen ser los participantes en estas pujas.

Las ventajas de este sistema son múltiples: de un lado, el comprador puede adquirir ejemplares a precios sensiblemente inferiores a los del mercado, incluso, del de segunda mano; además del buen estado del producto. El año pasado, por ejemplo, un hombre explicaba que había visto una escopeta a 50 euros, cuando en la calle, la misma superaba los mil.

La iniciativa se hace para evitar que haya armas destinadas al mercado negro, por eso la transacción es fiscalizada por los agentes. Después, el material que no se vende es destruido. En la subasta del año pasado había armas curiosas y de coleccionista. A saber qué habrá este año.