Cifuentes: «El PP quiere quitarse de encima la losa de Bárcenas»
Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid - De San Bernardo

Cifuentes: «El PP quiere quitarse de encima la losa de Bárcenas»

La delegada del Gobierno en Madrid dice que el 15-M se ha radicalizado y que el PP «tiene que quitarse la losa de Bárcenas de encima»

Actualizado:

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado este lunes que lo que quiere el PP es «quitarse de encima la losa de Bárcenas. Su actuación no tiene nada que ver con la del PP en este momento ni con las personas que representan el partido». Así lo ha indicado en los Desayunos de Europa Press.

En esta línea ha subrayado que espera que justicia actúe con prontitud y que los populares han explicado bien «todo lo que se sabe en relación a este caso. El resto, lo tendrá que determinar un juez», ha respondido a preguntas de los periodistas.

«Sobre los políticos corruptos se debe actuar con todo el reproche y rigor posible y debe caer sobre ellos todo el peso de la ley, porque lo contrario provoca el recelo de los ciudadanos a los que se deben dar explicaciones porque las necesitan. Nosotros somos los primeros interesados para rellenar la brecha, cada vez más grande, entre los ciudadanos y la clase política», ha manifestado en otro momento de su intervención.

«Mi objetivo es acabar la legislatura como delegada del Gobierno. No me planteo absolutamente nada más. El resto, es dar pábulo a elucubraciones», ha precisado en relación a si aspiraba ser candidata a las próximas elecciones municipales en caso de que la alcaldesa, Ana Botella, no se presentara.

«Es muy pronto para abrir ese debate sucesorio. Yo no tengo ambición política. Estoy orgullosa y encantada con mi responsabilidad y no me veo en ningún lugar, ni en el ámbito nacional como regional y cuando acabe este periodo volveré a mi puesto en la Universidad Complutense, aunque me gusta mucho la política porque tengo vocación de servicio público», ha explicado.

«Caída sin precedentes del PSOE»

Interrogada sobre si la pérdida de la mayoría absoluta del PP en la Comunidad -tal y como reflejan las encuestas- obedece a que algo se está haciendo mal, Cifuentes ha replicado que no.

«La situación económica es gravísima, los recursos son escasos y se están tomando medidas duras; lo realmente llamativo y sorprendente es la caída sin precedentes del PSOE cuando está en la oposición. Me preocupa que el PP en Madrid sufra un descenso pero eso nos debe servir de acicate para que, de aquí, al final del mandato, la situación cambie».

En relación a si le parecía extraña la bicefalia existente en la Comunidad de Madrid, con un presidente, Ignacio González, -quien por cierto no ha acudido al acto porque "llegó de madrugada de la final de la Copa de Europa de Baloncesto celebrada en Londres"- y un responsable regional del PP, en este caso, Esperanza Aguirre, ha indicado que «ha sucedido muchas veces. Lo importante es que todos rememos en la misma dirección», en alusión a la que marca el presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Además, Cifuentes ha explicado que el movimiento 15-M ha avanzado hacia «posiciones más radicales» tras dos años de vida, pero ha reconocido que algunas de sus propuestas ya están en las agendas de los partidos políticos.

Así, ha recordado que el colectivo se dio a conocer el 15 de mayo de 2011, y «aglutinó entonces el descontento de muchos ciudadanos y el requerimiento de llevar a cabo determinados cambios en el sistema, configurando el colectivo de los llamados 'indignados'».

De hecho, ha reconocido que el 15-M fue «un movimiento pionero que supuso una fuerte crítica al sistema, compartida en mayor o menor medida por muchos ciudadanos, participantes o no, en las manifestaciones y asambleas organizadas por sus promotores, un movimiento que constituyó el punto de partida de muchas otras iniciativas de carácter reivindicativo que han tenido la calle como principal escenario».

Además, ha señalado que como democracia representativa que es España, los partidos «también debe ser receptiva a los planteamientos que formulan los ciudadanos a través de los movimientos sociales, cuando siguen los cauces legales y se plantean reivindicaciones legítimas y posibles». «En la propia esencia de nuestra democracia radican, precisamente, mecanismos para trasladar inquietudes y propuestas al Gobierno y a los partidos políticos, entre ellas, y de manera singular, el derecho de reunión y manifestación», ha indicado.

La delegada del Gobierno ha afirmado que a lo largo de los dos años transcurridos desde su nacimiento, algunas de las propuestas del 15-M y otros movimientos sociales «que en un principio parecían utópicas, han pasado a formar parte de la agenda de los propios partidos políticos». «Y es lógico que sea así, porque la democracia y las instituciones en las que se materializa, deben tratar en la medida de lo posible de ser permeables a las propuestas de los ciudadanos, contribuyendo así a evitar la existencia de una brecha insalvable entre la calle, los partidos y el Parlamento», ha apuntado.

De hecho, Cifuentes considera que los partidos, el Parlamento y los movimientos sociales «son piezas imprescindibles de una democracia viva y elementos esenciales para la convivencia en libertad, porque ni todas las propuestas que formulan estos movimientos son rechazables y deben ser estigmatizadas por su origen, ni todas, por supuesto, pueden ser asumidas de manera directa e inmediata».