«En España no hay justicia. Nuestro hijo lleva casi siete meses en el Anatómico»
Los padres de Gabriel, en su vivienda de Vicálvaro - jose ramon ladra
sucesos

«En España no hay justicia. Nuestro hijo lleva casi siete meses en el Anatómico»

Los padres del niño rumano hallado muerto en una laguna de Vicálvaro pidieron al juez en diciembre hacer otra autopsia. Aún no tienen respuesta y se plantean llevarse el cuerpo a su país

Actualizado:

Ginel y Mirabella, los padres de Gabriel Vidrascu, el crío de 12 años que desapareció el 24 de septiembre en el parque de la Vicalvarada y cuyo cadáver fue hallado flotando en una laguna de la zona el 5 de octubre pasado, no pueden más.

«El cuerpo de nuestro hijo lleva casi siete meses en la cámara del Instituto Anatómico Forense. En diciembre pedimos que se le practicara una segunda autopsia, y aún estamos esperando una respuesta del juez», explica el padre.

La Policía sacó el cuerpo aquella mañana de octubre y se le practicó la autopsia. El resultado fue una muerte accidental. Pero los padres y la Asociación para las Libertades Sandra Palo no lo creen así. Y no por un pálpito ni nada por el estilo; sino porque han pedido la opinión del prestigioso forense Luis Frontela, quien ya les avanzó que el cadáver presenta evidencias de que la muerte pudo estar provocada por una tercera persona. «No creo que la muerte de mi hijo sea un accidente», añade el el padre. Ese segundo examen se lo pagarían ellos, con la ayuda de la Asociación Sandra Palo.

Remitieron un escrito ese mismo mes al juzgado, y aún están esperando a una respuesta de su señoría. «Queremos que nos diga ya algo. No confiamos enl a justicia. En España no hay justicia. Estamos muy mal, no podemos seguir adelante; pero lo hacemos porque tenemos otros dos hijos», explica Ginel.

Por eso, si a finales de este mes el juzgado no dice palabra alguna sobre asunto, se llevarán el cuerpecillo de Gabriel a su Rumanía natal, para darle sepultura como es debido. Pero saben que en el momento en que den ese paso eliminarán cualquier posibilidad de un segundo examen forense.

A su pena por lo ocurrido con la criatura, se une el hecho de que Ginel sigue sin trabajo y ya no cobra el paro. Con los 850 euros que saca su mujer al mes como asistenta, pagan los 650 de alquiler para la familia. El resto, 150, es lo que tienen para comer estas cuatro personas.