Pintada contra el concejal de Seguridad, Juan Carlos Cenamor, en el colegio de sus hijos
Pintada contra el concejal de Seguridad, Juan Carlos Cenamor, en el colegio de sus hijos - ABC

«Zarandean, persiguen y sitian» a varios concejales de Leganés tras 38 despidos

Varios concejales del Ayuntamiento de Leganés han sufrido en las últimas semanas agresiones verbales e, incluso, físicas

ADRIÁN DELGADO
Actualizado:

Varios concejales del Ayuntamiento de Leganés han sufrido en las últimas semanas agresiones verbales e, incluso, físicas tras la decisión del equipo de Gobierno del Partido Popular de suspender cautelarmente de empleo y sueldo a la cúpula de la Policía Municipal y el despido de 39 trabajadores interinos del Ayuntamiento de Leganés.

Según denuncian desde la agrupación popular, desde entonces se ha producido una «oleada de reacciones agresivas en forma de violencia física, verbal, pancartas y pintadas contra el alcalde Jesús Gómez, y contra concejales como el de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Cenamor e incluso cargos de confianza».

Hace unos días, durante una concentración de protesta convocada por el Comité Unitario de Trabajadores de Leganés (conformado por UGT y CCOO) concejales y asesores del equipo de gobierno recibieron insultos y el lanzamiento de algunas plantas ornamentales que arrancaron del jardín anexo al edificio, según denuncian a ABC fuentes municipales.

«Los miembros del CUT tomaron y sitiaron literalmente la delegación ante el estupor y el miedo de las personas que allí trabajaban a esa hora. Los concejales de Asuntos Sociales y Medio Ambiente, Ángel Juárez y David Alonso respectivamente, que antes habían recibido insultos y escupitajos, tuvieron que refugiarse y permanecer en el edificio de Plaza Mayor», explican dichas fuentes.

Pintadas y anónimos en el buzón

También han aparecido múltiples pintadas y pancartas en diversos lugares de la ciudad. Una de ellas, en la fachada del colegio de los hijos del concejal de Seguridad y a la salida de su domicilio particular. «Juan Carlos Cenamor ha recibido, incluso, un anónimo en su buzón», denuncian.

A todo ello, se suma que el día de la noche de Reyes, el coche del alcalde recibió el impacto de un bote de Coca-Cola lleno cuando acudía a un acto solidario del cuerpo de bomberos en favor de un comedor social de la ciudad.

En ese mismo acto, la delegada de Recursos Humanos tuvo que esconder a su hijo de 9 años en el parque de bomberos ante los «insultos y gritos de la turba sindical que rodeó el recinto». El niño no quiso acudir a la Cabalgata posterior porque estaba «aterrorizado» según su propia madre.