Sin permiso de conducir, borracho y sin sillita de niños por las calles de Madrid

La Policía Municipal inmovilizó en la primera noche de este 2013 a un conductor que casi quintuplicaba la tasa de alcohol en sangre permitida

Actualizado:

Primer control de alcoholemia del año y primeras sorpresas para las autoridades madrileñas. En este caso, la noche que abría el 2013 se cobró la inmovilización de un vehículo cuyo conductor casi quintuplicaba la tasa de alcohol permitida, no tenía carnet de conducir y no había sentado a su bebé en la sillita reglamentaria

1,12 miligramos de alcohol por litro en sangre, esa era la cifra que marcaba el alcoholímetro cuando, para que este conductor pudiera haber salido airoso, no debería haber superado la de 0,25. Una tasa que, como explicaban los agentes, hace imposible la conducción.

Sin embargo, no fue esa su única infracción, ya que en el turismo viajaban nada menos que seis personas, de las cuales dos eran menores y una era un bebé que no iba sentado en la silla infantil obligatoria. A todo esto se le sumó una nueva sorpresa, cuando las autoridades le pidieron la documentación, la respuesta fue negativa, no tenía permiso de conducir.

«Es un poco necio y se puso a conducir, se lo he dicho pero no hace caso», afirmaba uno de sus acompañantes antes de saber que el coche iba a ser inmovilizado hasta la llegada de un familiar. Ahora, el conductor se enfrenta en total a dos delitos y, en 15 días, el juez le citará para un juicio rápido.