Madrid

Madrid

El «low cost» invade Fuencarral

Día 27/12/2012 - 05.18h
Temas relacionados

Importantes marcas echan el cierre en las calles del centro de Madrid por el alto alquiler y el bajo consumo. Chinos y tiendas «low cost» ganan terreno

Del estilo alternativo o «underground» que caracterizaba al comercio de la madrileña calle Fuencarral hace una década se pasó poco a poco a la moda impuesta por las marcas internacionales. Fueron aterrizando en esta vía firmas de renombre como Diesel, Gas, Levi’s, G-Star, Tommy Hilfiger, Converse, Adidas, Quicksilver, Pepe Jeans,... Fuencarral iba tomando el aspecto —salvando las distancias— de la neoyorquina Broadway Street de Tribeca.

Pero esta turística calle del centro histórico de Madrid está enfermando. En los últimos años de crisis, Energie (del grupo Sixty), Gas, Rip Curl, Replay, Puma, Billabong y O’neill han abandonado la zona, entre otras. En los próximos meses lo hará Marithé, cuyo precio medio por prenda de ropa ronda los 200 euros.

Hasta 6.000 euros el m2

Los comerciantes tienen claro cuáles son las patologías que sufre la calle y qué está haciendo huir a algunas marcas extranjeras: los elevados precios de alquiler —entre 4.000 y 6.000 euros el metro cuadrado— y la consabida crisis económica.

«Esta vía ya es intocable para abrir una tienda. Estamos viviendo un momento complicado y los propietarios no quieren bajar el alquiler. Nos habíamos planteado quedarnos abriendo Antonio Miró, pero no podemos», explica Antonia Argüello, directora «retail» de Marithé y Antonio Miró. «No es una cuestión de moda; es de capital. El que más vendía en esta calle era Shana —moda de bajo precio y poca calidad— y ha cerrado hace unos meses. Los alquileres son muy altos. Los de la tienda Tiger están pagando al mes 36.000 euros. Para amortizar eso tienes que vender mucho y la gente ya no compra tanto», considera Juan Gil, un empresario que lleva en el inicio de la calle Fuencarral 15 años. Con su tienda de Distrito 16, con precios medios de entre 12 y 30 euros, consigue mantenerse.

Hasta un 40% menos

No le faltan transeúntes a Fuencarral, que ha visto crecer considerablemente el número de viandantes desde que se peatonalizara en 2009, sobre todo turistas. Pero la gente apenas saca la billetera. Los comerciantes de grandes firmas coinciden en que en el último año han tenido entre un 30% y un 40% menos de ventas. Esta declaración la aportan los responsables de Hoss Intropia yG-Star —dos de las tiendas más caras de la zona—, Custo, Sisley, Formarina y Quicksilver.

A esta última tienda de surf australiana se le fueron sus competidoras directas, pero donde antes se asentaba Gas —precio medio de la prenda, 150 euros—, lleva cinco meses funcionando Lot of Colors, un establecimiento que ofrece los productos más vendidos de Decathlon y que alguna venta le araña, según manifiesta Rosa Martos, encargada de Quicksilver: «Ellos tienen camisetas a la mitad de precio que nosotros. El público mira más el ahorro y a veces nos quitarán clientes».

Auge de la cosmética

Lo que parece haberse incrementado en Fuencarral es el número de tiendas de cosmética. Rituals y Kiko Make Up han sido las últimas en llegar. Mac ha cambiado de local y L’Occitane ha abierto su segundo establecimiento en lo que antes era Billabong. También hay otras tiendas de droguería y jabonería.

«Están cerrando los locales de ropa y están abriendo más de maquillaje», sostiene el encargado de la tienda Sisley. Por su parte, Lucía Sacristán, responsable de Mac, opina que la calle «está cambiando». «Parece —continúa— que el público no renuncia al maquillaje ni al cuidado del cuerpo. A nosotros no nos va mal. Hemos conseguido atraer al cliente de las marcas más caras y hemos cambiado a un local con más visibilidad. El que teníamos antes lo ha cogido Miss Sixty».

Aires orientales

Del número 80 de Fuencarral —corte con Barceló— hacia los portales más altos, comienza a cambiar la fisionomía de esta vía de moda. En el local Chun que se ubica en la acera de los impares, las dependientas, de origen oriental, venden a diestro y siniestro su ropa «low cost» en un mostrador que casi da a la calle. Más adelante, donde antes había un Línea Cero de complementos y bisutería, ahora hay un local de ropa cuyo artículo más caro no sobrepasa los 40 euros.

Cercano a este local, Twot and Two (en la imagen) quiere echar el cierre. «Últimos días de liquidación», anuncian folios impresos y sujetos por cinta adhesiva desde el verano. Tira los precios de sus artículos entre 3 y 5 euros. La tienda, dentro, está a rebosar. La empleada que se encuentra detrás del mostrador, que sobrepasa los 40 años, no conoce las causas de la clausura. «Lo que sé es que se nos cumple el contrato y nos va echando una a una. Supongo que el motivo es el alto alquiler del local y que no se vende mucho, pero a mí mi jefe no me ha dado explicaciones», comenta afligida. «No sé dónde voy a encontrar trabajo después», añade.

Si se sigue caminando por Fuencarral hacia la glorieta de Bilbao se cuentan hasta tres establecimientos más regentados, o al menos trabajados, por chinos. Los comerciantes de la zona baja de esta vía no creen que los locales de asiáticos lleguen a la parte baja. «Lo que sí estamos haciendo todos para mantener nuestra clientela es lanzar promociones, poner precios reducidos fuera del periodo de rebajas y dar obsequios. Además, se han bajado los precios. En nuestro caso, hasta un 30%», manifiesta la dependienta de Custo Barcelona.

La moda de los cubos

Los bares y restaurantes que se ubican de Barceló hacia Bilbao cada vez más se suman a las ofertas de los cubos de los botellines y las cañas de bajo precio con tapas.

Javier Benayas es el encargado del bar Rocablanca. Desde hace medio año pusieron su oferta de cubos: seis botellines por seis euros. «Es la gente joven a la que enganchas con eso. Es una forma de contrarrestar los efectos de la crisis». Cerca se les ha instalado una franquicia de La Sureña, el terror de los hosteleros. «No se puede competir con sus cubos de cinco botellines a 3 euros, pero nosotros ponemos aperitivo y atendemos al cliente». Los bares cercanos a La Sureña, del grupo de Los 100 Montaditos, han lanzado a la calle también sus ofertas de cerveza. Todos luchan por la subsistencia.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.