El alcalde de Yebes dejará la vida política tras apoyar el PSOE en el Ayuntamiento

Joaquín Ormazábal ha gobernado los últimos cuatro años dentro del partido 40 Compromisos, aunque para las elecciones se reconvirtió en UPyD

Actualizado:

El alcalde en funciones de Yebes (Guadalajara), Joaquín Ormazábal, ha anunciado este miércoles que abandona la vida política tras cuatro años de gobierno con la formación 40 Compromisos (en las últimas elecciones reconvertido en UPyD) y tras su acuerdo de apoyar al PSOE para que el socialista Miguel Cócera sea el próximo alcalde. Ormazábal ha señalado esta mañana en rueda de prensa que cederá el acta de concejal electo, tras la toma de posesión de la nueva corporación municipal, a José Villarino, número cuatro de la candidatura, delegado local de UPyD y miembro fundador del club ciclista 'Bielas y Piñones' de Valdeluz.

«La mía ha sido una decisión personal y meditada puesto que nadie me ha pedido que me vaya, pero uno sabe cuándo debe dar un paso adelante y retirarse a tiempo para dar paso a savia nueva», ha señalado. «Me marcho con la conciencia tranquila y la satisfacción del deber cumplido, de haber hecho un buen trabajo», ha asegurado Ormazábal, que ha redundado en beneficio de los vecinos de Yebes y Valdeluz.

Sobre la labor de los pasados cuatro años, ha destacado su contribución «a sacar del olvido» un sinfín de proyectos «determinantes» para la divulgación del municipio, como el aula municipal de astronomía y para concienciar a los ciudadanos de la necesidad de preservar el medio ambiente, como el bosque de Valdenazar. En su despedida, Ormazábal ha elogiado la figura de su sucesor al que ha definido como «un hombre preparado y con experiencia» y que dirigirá «un equipo cohesionado, magnífico y con capacidad de interlocución».

Asimismo, se ha referido al acuerdo de gobernabilidad, convivencia y estabilidad que el PSOE y UPyD anunciaron ayer y que dará continuidad al que ha estado en vigor durante los últimos cuatro años. Ha confirmado que ese acuerdo ha sido determinante la posibilidad de que pudiera existir «sintonía política e ideológica» entre el nuevo Gobierno municipal y el futuro Ejecutivo de Castilla-La Mancha.