Martiño Noriega celebra los resultados de Compostela Aberta
Martiño Noriega celebra los resultados de Compostela Aberta - efe

Compostela Aberta conquista el primer puesto y el PSOE se hunde

El PP cede la mayoría de 2011 con tan sólo 9 ediles. El partido de Albert Rivera finalmente no logra representante en Raxoi

Actualizado:

Compostela Aberta, la marea liderada por Martiño Noriega, irrumpe como primera fuerza en su estreno en la capital gallega arrebatándole el gobierno de la ciudad a los populares, que se dejan en las urnas la mayoría absoluta lograda en los comicios locales de 2011, pasando de 13 ediles a tan sólo 9. Con 10 concejales y el 34,5 por ciento del apoyo de los compostelanos, la plataforma liderada por el delfín de Beiras y hasta el momento alcalde de Teose convierte en la opción política más votada de la urbe y sube a Santiago de Compostela al carro de las ciudades gallegas que serán lideradas durante los próximos cuatro años por una marea ciudadana.

El rotundo éxito de Noriega en las urnas marca, de forma paralela, el desplome de PSdeG y Bloque. Los socialistas, de la mano del aspirante Francisco Reyes, firman una contundente debacle electoral al pasar de los 9 concejales de los pasados comicios locales a los cuatro de ayer, lo que los relegan al papel de tercera fuerza y suponen «un mal dato, sin matices», según Reyes. Por su parte, la formación encabezada por el nacionalista Rubén Cela pasa de los tres ediles de las elecciones precedentes a sólo dos representantes que colocar en Raxoi.

La entrada en el tablero político santiagués de Ciudadanos —que los sondeos sí contemplaban— no fue posible finalmente, con lo que la formación encabezada por el novato Javier Sánchez-Agustino se queda sin representación en Compostela. El pinchazo de los de Albert Rivera en la capital cierra la puerta a que el candidato popular opte a reeditar su mandato, teniendo en cuenta que la formación naranja era la única fuerza con la que Hernández (que ha estado al frente de Raxoi durante diez meses tras un convulso período) podría pactar.

Martiño Noriega, al mando de una plataforma con meses de vida en la que confluyen Anova, Esquerda Unida y otros partidos de AGE —y que además contó con el respaldo de Podemos— valoró anoche el resultado recordando a los que «creyeron cuando nadie creía» y agradeciendo el apoyo de la «mayoría social».