En la travesía por las Rías Baixas se conocen las bodegas Martín Códax con degustación, Cambados, el Pazo de Fefiñáns y se pasea en barco por la Isla de San Simón en Vigo
En la travesía por las Rías Baixas se conocen las bodegas Martín Códax con degustación, Cambados, el Pazo de Fefiñáns y se pasea en barco por la Isla de San Simón en Vigo - turgalicia
Galicia de tren en tren

Los raíles se abren a bodegas, faros y pazos

Viajes en tren sin prisa por el destino proponen hasta septiembre siete rutas de naturaleza, gastronomía y cultura que incluyen paseos en catamaranes

Actualizado:

El traqueteo de un tren bien podría servir de banda sonora para muchos libros de viajes. De viajes sin las prisas de cuando uno mira el reloj y se impacienta por el retraso porque lo relevante es el destino y cuanto antes. Esa misma música es la que tienen durante el verano siete rutas ferroviarias en la Comunidad que permiten descubrir, sobre los raíles en escapadas de uno o dos días durante el fin de semana, los paisajes gallegos más septentrionales, jardines históricos de la costa atlántica y conocer —con la vista y el paladar— las cinco denominaciones de origen vinícolas, una mezcla de naturaleza y monumentalidad común a todas.

El recorrido en tren por la Ribeira Sacra arrancó la pasada semana. El pasado 14 de junio comenzó el de los faros norteños y, días después, el 22, el que atraviesa las Rías Baixas. La próxima semana se pondrán en marcha los tres restantes: Valdeorras-Ribeira Sacra, Ribeiro y pazos de Pontevedra.

Santiago, Orense y Ferrol son los puntos de salida según los casos, aunque desde La Coruña también existen facilidades para el inicio. Un guía especializado acompaña al grupo a través de viñedos o santuarios a los que en varios casos se llega a través de traslados puntuales en autobús. Catamaranes por la Ribeira Sacra o un paseo en barco hasta la Isla de San Simón forman parte también de la propuesta. Aunque hay catas y degustaciones, las rutas —con las que el pasado año se amplió la oferta turística —no incluyen la comida.

Turismo y medio ambiente

En el caso de optar por sábado y domingo, hay opciones además para alojarse en hoteles con desayuno. «Los trenes turísticos son un ejemplo de colaboración para ofrecer un producto de calidad gracias a la creación de sinergías que combinan el aprovechamiento turístico del territorio y la preservación del medio ambiente», señaló la directora de la Axencia de Turismo de la Xunta, Nava Castro, durante el viaje inaugural de la Ribeira Sacra.

De junio a septiembre, con un debut escalonado y una oferta que fluctúa en función de la semana (se puede consultar en turgalicia.es), estas vías se abren para el turismo por 40 euros para los adultos y 10 para los menores de 14 años, además de un descuento del 15 por ciento para los grupos que superen los diez integrantes. Las posibilidades son extensas y de ellas dan buena cuenta en lugares como la oficina de Renfe en la rúa do Vilar de Compostela (teléfono 661209982). Los billetes se pueden adquirir en ella, pero también en las taquillas de cualquier estación o en la web de la compañía de transporte estatal. Su colaboración —que contribuye a alargar la estancia de los visitantes— ha permitido la creación del Galicia Rail Pass, un bono valido para trenes regionales, media distancia, larga y Avant que permite subirse a bordo y apearse cuantas veces se quiera durante tres días.

Sin madrugón

En el caso de la ruta de los faros, la ida se realiza el sábado mientras que el domingo se efectúa el mismo recorrido a la inversa, con paso por la playa de Las Catedrales. En ninguno de los siete casos el madrugón es excesivo, pues comienzan entre las 09.00 horas y las 10.30. La llegada a la estación de origen se produce entre las 20.55 y las 22.26 horas. Más de uno se acostará entonces, agotado, pero después de haber participado en una queimada por primera vez si elige la Ribeira Sacra.