Pedro Rey, el niño al que Tintín hizo uno de los mejores coleccionistas del mundo
Es autor de uno de los blog más visitados en lengua española sobre el universo del reportero con tupé rubio - EFE

Pedro Rey, el niño al que Tintín hizo uno de los mejores coleccionistas del mundo

Hace 85 años se publicaba la primera aventura de quien Hergé convirtió en el corresponsal mundial de Le Petit Vingtième

Actualizado:

El gallego Pedro Rey, autor de uno de los blog más visitados en lengua española sobre el universo de Tintín, posee una de las mayores colecciones del mundo sobre el reportero con tupé rubio.

Su blog, www.pedrorey.com, permanentemente actualizado con noticias diarias y todas las novedades y eventos que se producen en relación con el famoso cómic, es un referente y no solo para los países de habla hispana.

Cada 10 de enero tiene especial interés, ya que tal día aparecían publicadas las viñetas de «Tintín en el país de los soviets», la primera aventura de este inmortal reportero al que el belga Georges Remi (Hergé) convirtió en el corresponsal mundial de Le Petit Vingtième, hoy hace 85 años.

La lucha entre las grandes compañías petrolíferas por la aparición de gasolina adulterada en el mercado fue lo que llevó a este joven reportero a viajar a Khemed en «Tintín en el país del oro negro», el libro con el que Pedro Rey se «enganchó» a este cómic.

«Tenía seis años. Mis padres venían de un viaje y me regalaron el libro. Me gustó tanto que pronto me hice con la colección entera. Pero quería más. En aquellos tiempos, en España, casi no había nada en el mercado, pero yo me fui haciendo con lo que podía», relata Rey, en la actualidad diseñador gráfico de la página web de la Universidad de Santiago de Compostela.

Con traducciones en más de cien idiomas y más de 250 millones de ejemplares en ventas, parece obvio que el universo Tintín no es solo mero entretenimiento infantil sino un fenómeno impar.

Cada año en Bélgica se celebra su cumpleaños, existe una moneda de diez euros con su figura, sellos de correos, carteles, dulces... Incluso está en la filmografía de Steven Spielberg.

Tintín vive en nuestra imaginación desde niños, es uno de esos héroes como el Capitán Trueno, Batman, Spiderman o Superman, irremplazables a pesar del paso del tiempo.

«Es el cómic por excelencia, el más leído, pero también el que más se vende», apostilla Rey, quien posee más de 1.000 figuras del cómic y alrededor de 500 libros del mismo.

«La isla negra» y «Las joyas de la Castafiore» son las historias que más le gustaron, asegura: «La primera es una aventura clásica, casi infantil, pero muy divertida; la segunda, una de esas historias que de pequeño no valoras, pero, cuando tienes otros ojos, sí que puedes entenderla mejor. Posee un guión muy interesante, a pesar de que todo sucede en el mismo sitio».

Todos los personajes tienen su protagonismo en estos álbumes, aunque para Rey, uno de los vocales de la asociación «tintinófila»Mil Rayos, Tintín es el referente: «En algún momento, todos no dejamos de ser Haddock, Tornasol..., pero Tintín es el que engancha».

Hace casi cuarenta años que Tintín murió, pero él sigue estando muy vivo. Y eso que jamás llegó a publicar sus crónicas periodísticas: «Sólo hay una en la primera de sus aventuras, en "Tintín en el país de los soviets"».

Ahí Tintín sí que dice que va a enviar su crónica a Le Petit Vingtième, que era el periódico donde se publicaban sus noticias y el que lo había enviado supuestamente a Rusia, apunta Rey, una de las pocas personas que posee la maqueta del barco del Unicornio, una de sus piezas más cotizadas de su colección.

Por algo es un «tintinófilo».