El otro maquinista testifica que el tramo es «complicado» y que se puede usar el teléfono
La máquina locomotora del tren Alvia siniestrado - efe

El otro maquinista testifica que el tramo es «complicado» y que se puede usar el teléfono

Se debía reducir de 200 a 80 kilómetros por hora, para lo que había que frenar «unos tres o cuatro kilómetros» antes

Actualizado:

El segundo maquinista del Alvia, que condujo el tren el miércoles 24 de julio entre Medina del Campo (Valladolid) y Orense, testificó ante la Policía Judicial que donde descarriló el tren es «un tramo complicado» porque se debe reducir de 200 a 80 kilómetros por hora, una frenada que se debe realizar «unos tres o cuatro kilómetros antes del punto», según las velocidades que constan en un libro horario que «debe estar siempre en cabina» y que se debe ver «de forma continua».

Un informe policial sobre el accidente ferroviario en el que fallecieron 79 personas, señala que el maquinista que dio el relevo a Francisco José G.A. ha afirmado que el convoy no tenía «ninguna anomalía», salvo una relativa al aire acondicionado que se solucionó en Orense.

La declaración de este maquinista, que desde Orense prosiguió el viaje como pasajero en el tren, aclara que no reciben «ningún incentivo si cumplen el horario ni sanción si se retrasan» y que tienen prohibido hacer uso de ningún dispositivo que suponga distracción, aunque sí pueden emplear el teléfono corporativo por motivos de servicio y por tiempo imprescindible.

La de este maquinista es una de las 11 testificales recabadas por la Policía Judicial en su atestado, en el cual también figuran testimonios de vecinos del lugar de Angrois que auxiliaron a Francisco José G.A. y lo ayudaron a salir de la cabeza motriz del convoy.

Por otro lado, un portavoz del sindicato de maquinistas y ayudantes ferroviarios (Semaf) confiesa su sorpresa al saber que el maquinista del Alvia accidentado el 24 de julio en Santiago no ha hablado al juez Luis Aláez de la llamada recibida instantes antes de esta grave tragedia.

También ante el hecho de que no haya «aparecido» el controlador que, supuestamente, estaba al otro lado de la línea. «¿Cuál es la razón por la que no ha acudido a la Policía para explicar el motivo de esa conversación?», se pregunta, y cuenta que la guía de buenas prácticas de Renfe aconseja suprimir las comunicaciones en puntos críticos. «No se dice está prohibido», puntualiza, pero sí existe una recomendación al entender que podría verse afectada la conducción.

El Semaf indica que estas llamadas son de uso interno siempre, «no te pones a hablar con tus amistades o tus familiares». Sí, en cambio, no es inaudito dialogar durante un trayecto con personal técnico. «Te pueden comunicar una incidencia, eso sí, que ocurra algo que no sea normal. Que te digan 'para en la primera estación', por ejemplo».