La cabecera digital del francés «Le Monde» retrata con una cadena de imágenes el fatal accidente y lleva a su titular que el conductor «hablaba por teléfono»
La cabecera digital del francés «Le Monde» retrata con una cadena de imágenes el fatal accidente y lleva a su titular que el conductor «hablaba por teléfono» - le monde
eco en los medios

El día que un despiste fatal dio la vuelta al mundo

El maquinista del Alvia que descarriló el pasado miércoles 24 de julio ha ocupado esta tarde las portadas de la prensa internacional. Son ya millones los resultados que da su búsqueda en internet

Actualizado:

El «veredicto» inicial que ha extraído la apertura de las cajas negras del tren Alvia 730 que descarriló en Angrois el pasado miércoles 24 de julio, a escasos cuatro kilómetros del centro urbano de la capital gallega, ha dado la vuelta al mundo. Ningún medio internacional obvia cuatro palabras («spanish», «driver», «train», «phone»), o lo que es lo mismo, la noticia del conductor español que hablaba por teléfono con Renfe en el momento del sinistro que ha provocado 79 fallecimientos y 66 heridos, en este momento. Es más, la introducción de esos cuatro términos en inglés en los buscadores de internet desata un aluvión de millones de resultados.

Para su infortunio, Francisco José Garzón Amose ha convertido en otro de los términos recurrentes en cabeceras y páginas web de todo el planeta: lo llevaban ya al cabo de pocos minutos en primer plano la CNN,BBC, «The Guardian», el francés «Le Monde» y la prensa iberoamericana, por descontado.

Renfe, «al otro lado»

La noticia, y sobre todo el vídeo del choque, han sacudido las primeras planas y «sites» desde el pasado 24 de julio, pero tras el «boom» de los primeros instantes de la tragedia, ha sido esta tarde, con el conocimiento de que el maquinista hablaba por teléfono con Renfe mientras recibía instrucciones sobre un plano y circulaba a más velocidad de la permitida, cuando ningún medio de comunicación ha relegado esos datos.

En el estadounidense «New York Times» informan de que «aparentemente el conductor estaba consultando un plano cuando el tren descarriló». Relata esta cabecera en su edición digital que «el maquinista recibió una llamada de teléfono en su cabina, pero no su móvil personal, para decirle que se aproximaba hacia la estación final». Y añade que al otro lado del hilo telefónico, según los primeros informes, estaba un empleado de Renfe, probablemente un «controlador». Ahondan en los mismos detalles en las páginas web de las mayores cadenas de televisión mundiales, como la CNN y la BBC, que han lanzado últimas horas con la información procedente del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG). La CNN expone una galería de imágenes del emotivo funeral celebrado ayer lunes en la Catedral de Santiago y subraya: «Estaba al teléfono cuando el descarrilamiento sucedió y el ruido de fondo (que se escucha en la caja negra de la máquina) parece indicar que estaba mirando o revolviendo unos papeles».

Que estaba atendiendo una llamada de Renfe en el instante del siniestro y que iba a gran velocidad son los factores que resalta también «The Guardian», que insiste con prudencia que son resultados «preliminares» de la investigación. «Le Monde» ha escogido para ilustrar la información capturas del vídeo grabado por una cámara de seguridad y destacan que el maquinista activó el freno instantes antes, pero ya no fue suficiente por la velocidad propulsada por la serpiente formada por locomotora y los nueve vagones.