EL FARO

Defensa necesaria

«No se si hay cosas que sólo siguen pasando en la Comunidad, como llamar catalán al valenciano»

Actualizado:

Será una de las leyes más efímeras en la historia de la Comunidad Valenciana. Fue aprobada al final de la pasada legislatura y será derogada en breve. Así lo ha decidido el tripartito. La Ley de Defensa de Señas de Identidad nació impulsada por el PP bajo acusaciones de tinte electoralista. Habilitaba a entidades como la RACV o Lo Rat Penat para vetar subvenciones aquellos estamentos que atenten contra las señas que marcan la identidad valenciana. Para hacer memoria hablamos de las bandas de música, Els Furs, el archivo de la Corona de Aragón, la pilota o la lengua valenciana, entre otras. Con esta última vino todo el lío y su denominación como catalán en el diccionario normativo de la AVL.

Estaba cantado que uno de los primeros movimientos del tripartito iba a dirigirse contra esta ley, es algo que no puede sorprender a nadie. Lo que sí me ha llamado la atención es que también Ciudadanos anuncie que votará a favor de derogarla. Alianza curiosa de la marca naranja con el Gobierno valenciano, más en un tema como este y con todo lo vivido en el todavía reciente 9 de octubre.

Particularmente no creo que esta sea una norma que divida a los valencianos, como ha defendido el PSPV. Su fundamento es, o era, de manera muy clara otro muy distinto: para dividir hay muchas cosas por delante. Y es que no se si hay cosas que sólo siguen pasando en la Comunidad Valenciana, como denominar catalán al valenciano, pero comparto que una entidad como la Academia Valenciana de la Lengua que se atreve a tal aseveración no reciba, por ponerla como ejemplo, asignación pública de la Generalitat.

Todo esto formará parte del pasado en muy poco tiempo. La pregunta es qué pasará a partir de ahora. ¿De verdad la señas de identidad se defienden por sí solas? ¿Era tan complicado, irreal o irreverente regular una defensa para Els Furs o la lengua valenciana? ¿Qué pasará ante otra situación como la originada por la AVL? Con todas estas preguntas en el aire, quizá una ley de defensa no era tan mala idea.