campo a través

¿Qué hay del valencianismo?

Actualizado:

Mientras algunos partidos acaban de celebrar elecciones primarias para escoger a cabezas de lista autonómicos o locales (léase UPyD y PSPV), otros se conformarían con poder cerrar candidaturas. Entre estos últimos me centraré en el abigarrado elenco de grupos políticos valencianistas. La coalición para las europeas denominada Proyecto Europa ha tenido más un efecto corrosivo que diurético. El discreto resultado (11.000 votos en toda España) que obtuvo y, sobre todo, la evidente diferencia de caracteres de sus componentes, ha agrandado la brecha entre ellos.

Apenas a siete meses de las elecciones municipales y autonómicas, así está el panorama. La pareja conformada por Renovacio Política y Unio vive semanas de distanciamiento. La primera formación, presidido por Benjamín Lafarga, se ha integrado en la pujante Federación de Partidos Independientes de Domingo Soler, que incluso podría orquestar una lista paraguas para las autonómicas. Aporta una sólida base que puede cimentar el crecimiento de Renovacio. Por su parte, la Unio de Raül Cerdà ha quedado a la deriva. No se ha integrado en la citada Federación y anda buscando su destino.

Una que suma y otro que pierde. Como en el caso de Poble y de Demòcrates Valencians. Los primeros, abanderados por Agustí Zacarés, crecen, paso a paso. A su ritmo. El último peldaño superado ha consistido en la apertura de una sede en Catarroja. Mientras, Demòcrates se ha desgajado. Los militantes procedentes de su partido matriz, Units per Valéncia, se han marchado para revitalizar su antigua marca con Pepe González al frente.

Ni esa ruptura ni la de independientes del sur de Alicante, a quienes chirría la etiqueta de 'valencianista' de Demòcrates, arredran a los nuevos dirigentes de esta formación. Albert Sarrió, Mario Tortosa y el resto del equipo confían en la vigencia y fuerza de su mensaje. Mientras, Accio Nacionalista Valenciana (ANV), la tercera formación del tripartito europeo, languidece en la añoranza de Jaume Hurtado, su motivado ideólogo que no puede dedicar ya a su amada Valencia el tiempo que le gustaría. Y atentos al anuncio del retorno a la política de Vicente González-Lizondo, hijo del carismático líder de Unión Valenciana.