Imagen del toro «Ratoncito» durante los festejos de la pasada semana en Mislata
Imagen del toro «Ratoncito» durante los festejos de la pasada semana en Mislata - abc
espectáculos

El hijo de «Ratón», el toro asesino, toma el relevo de su padre

Varios municipios ya incluyen en sus fiestas al morlaco, similar a su padre en la agilidad

Actualizado:

Digno heredero de su padre, el toro «Ratoncito», de cinco años, se ha convertido este verano en una de las estrellas de las fiestas patronales en diferentes localidades de la Comunidad Valenciana que celebran festejos taurinos.

Ser hijo del famoso «Ratón» tiene tirón y son muchos los municipios que quieren tenerlo en sus carteles para llenar sus plazas. Entre agosto y septiembre, tiene programadas cinco actuaciones en Benidorm, Sueca, Carlet, Cárcer y Alboraya.

Aunque no va camino de continuar con la leyenda del toro asesino, el gerente de la ramadería a la que pertenece, Gregorio de Jesús, admite que tiene similitudes en su carácter. Los genes no fallan. La pasada semana corneó a dos jóvenes en Mislata durante el toro embolado. De hecho, desde la ramadería admiten que lo utilizan sobre todo para esta actividad, en la que da «más juego».

«Tiene otra forma de trabajar, es muy listo y ágil, aunque tiene menos movilidad que su padre. «Ratón» es inigualable, pero su hijo también da mucho espectáculo y hace actuaciones extraordinarias», comenta Gregorio.

El toro «Ratón», que murió en marzo de 2013, fue el astado más famoso de los bous al carrer en la provincia de Valencia. Su meteórica «carrera» dejó tres fallecidos y decenas de heridos, y cada aparición suya era más que esperada. Y bien pagada. Su participación en espectáculos taurinos se llegaba a cobrar a unos 10.000 euros.

El morlaco había agrandado su fama por ser el primer toro en tener un libro -«La verdadera historia del toro Ratón», del periodista Francisco Delgado-, un videojuego para móviles o una canción del compositor colombiano Noel Petro. Después de su muerte, el ganadero decidió embalsamarlo de cuerpo entero para perpeturar su leyenda y exhibirlo como pieza de museo.