LLETRAFERIT

Recados desde FAES

«Quedan poco menos de diez meses para las elecciones y parece queMontoro y los suyos no quieren darse cuenta»

GUILLEM BERTOMEU
Actualizado:

Durante estos días el presidente Fabra ha intervenido en los cursos de verano de la Fundación FAES. Allí habló del tema estrella, desgraciado pero que copa los titulares: la infrafinanciación que sufrimos los valencianos. No sé si aprovechó la tribuna del expresidente Aznar para mandar algún recado a Moncloa, pero por lo menos habló alto y claro, mientras los hombres de negro de Montoro acechan con la "intervención" que sería un mazazo político para el partido de la gaviota en la Comunitat Valenciana.

Fabra, en la tribuna de FAES, recalcó que la Comunitat Valenciana es un dique de contención a la expansión independentista, y que un tripartito catalanista en la Comunitat afectará a toda España. La munición y los detalles electoralistas ya asoman, el PPCV debe de alertar de la difícil gestión y coordinación que tendría un tripartito, debe de hacer pedagogía sobre que ese modelo de gobierno no ha fragüado bien en otras regiones como Catalunya o Illes Balears, pero un discurso del miedo no suma votos, y sí acrecienta la intranquilidad de las personas, se debe de acompañar de ilusión, proyectos y explicar muy bien hacia donde vamos y que queremos que sea la Comunitat Valenciana. El miedo nunca gana elecciones.

El presidente Fabra recalcó que los valencianos llevamos muchos años pagando de nuestros propios recursos lo que debería pagarse de la caja de todos los españoles. Esa solidaridad entre autonomías con la que tanta veces se nos llena la boca debe de dar paso ya a una financiación asimétrica donde el peso en el número de habitantes sea el nexo central. A mi entender, y ya desde hace muchos años, la tan manida solidaridad autonómica no existe, queda muy bien en discursos y titulares, pero no es ni real, ni efectiva. La asimetría, como bien defiende el informe del Colegio de Economistas Valencianos si que es un modelo más justo y equitativo, donde los servicios básicos se reparten por igual a todas las regiones siempre desde el criterio poblacional eso sí cohesiona.

La Comunitat Valenciana lleva muchos años pagando con sus propios recursos lo que debería pagarse de la caja de todos los españoles, errores los ha habido y muchos, pero ahora es tiempo de enderezar esta situación, quedan poco menos de diez meses para las elecciones y parece que Montoro y los suyos no quieren darse cuenta.