C. Valenciana

C. Valenciana / DEPORTE FEMENINO

La futbolista valerosa

Día 20/04/2014 - 22.36h

Cintia Montagut, jugadora del Valencia y de la Selección española sub’17, ya es subcampeona del mundo y progresa sin perder la perspectiva en su carrera deportiva y su formación

MIKEL PONCE
Cintia Montagut posa sobre el césped de Mestalla

Parece que se bucea por la pureza del fútbol cuando la pasión por este deporte permanece intacta, inmaculada y sin los quebrantos propios del espectáculo y el negocio. Se percibe esto cuando quien narra su historia logra transmitirlo con sinceridad, utilizando verazmente términos para referirse a esta disciplina como «pilar de vida», «fundamento» o «felicidad». Alejado del ruido histriónico está el fútbol femenino. Nada tiene que ver con la envoltura de oropel y el narcisismo del masculino -guste o no, esto sucede en la gran mayoría de los casos dentro del «profesionalismo»-. El crecimiento del nivel de las féminas es progresivo. Cada vez se trabaja mejor por el fútbol femenino en mayor cantidad de clubes en España. Especial arreón le ha dado el Valencia y la Fundación VCF esta última temporada. Y las chicas valencianistas «guerrean» entre los cuatro mejores clubes de la máxima categoría -también está próximo el Levante-.

Por la puerta del vestuario entra en cada entrenamiento, en cada partido, en cada concentración, una jugadora que progresa con contundencia, con solvencia, con argumentos, inseparable de la idea de equipo, de hacer más fácil con una sonrisa cada momento a sus compañeras. Cintia Montagut Pérez (Canet, Valencia, 16/04/1998) es esa futbolista que narra su historia desde la idea de que su deporte «es el pilar de mi vida». Con sólo 16 años ya ha defendido en un Europeo y en el pasado Mundial de Costa Rica, logrando el subcampeonato, la elástica de la Selección española sub-17. La valenciana es jugadora diestra, lateral de recorrido, de buen centro y chut, que no huye del sacrificio y el trabajo, pero ante todo pieza clave para hacer equipo.

Cintia empezó a los cuatro años a dar clases de ballet. Pero como en muchos casos hubo una anécdota que influyó en el cambio. En una exhibición de danza cogió la pelota y en lugar de desarrollar el ejercicio comenzó a darle golpes con el pie. A esa corta edad ya conoció Mestalla, y el fútbol desde las gradas del viejo coliseo, y sus padres le apuntaron al Canet.

«Hace dos años el Valencia me buscó. Para mí fue un orgullo. Empecé haciendo pruebas. Llegué al D. En el primer entrenamiento estaba muy nerviosa. Pero poco a poco, a base de trabajo y la ayuda de los entrenadores, fui subiendo. Ahora estoy entre el primer equipo y el B, con el que tengo ficha. Entreno siempre con el primer equipo y también juego, pero cuando no lo hago bajo al B», cuenta.

Subcampeona del mundo

El progreso de Cintia le ha llevado a la sub-17 de España. Todavía en las filas del Canet ya era convocada con el combinado valenciano. «Escuchaba que había gente que iba a la española y yo la tenía como una cosa inalcanzable, increíble… Había gente que decía que podía llegar. Me reía: ‘¿Dónde voy yo a la Selección española?’ Pero alcancé el sueño. Ahora las metas son ganarme un puesto de titular en el primer equipo del Valencia, que es muy difícil y el equipo cada vez va a más, y también tener opciones de ir al Europeo sub’17 en 2015».

Pocos días antes de cumplir los 16 años, la valenciana se proclamó subcampeona del mundo en Costa Rica. «Era de las pequeñas del Mundial. Fue una experiencia increíble y desde luego estamos muy orgullosas de ser segundas del mundo», recuerda.

Cintia tiene absolutamente claros los sacrificios a los que obliga una carrera deportiva seria. «Dejas muchas cosas atrás. Sobre todo de tu vida social. Obviamente, tienes que alimentarte bien, que entrenar mucho, que prepararte. Por momentos es muy duro, pero lo tengo clarísimo. Sin sacrificio no vas a ningún sitio en la vida en general», significa la futbolista del Valencia, que cursa 4º de la ESO y piensa en estudiar Sicología. «Hoy en día, a no ser que seas una chica muy, muy buena, tienes que tener claro que del fútbol femenino no vas a vivir. Tienes que ir sacándote tus estudios. El fútbol me da la felicidad, y a la vida venimos para ser felices, pero hay que saber que tienes que tener tu formación», argumenta Cintia, al tiempo que subraya que el fútbol «es un fundamento de mi vida».

La valenciana, de 16 años, destaca el trabajo que se está haciendo en el Valencia y su Fundación VCF por las categorías femeninas: «Nosotras intentamos hablar en el campo para demostrar que vale la pena la apuesta».

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.