Zank, la nueva fórmula de préstamos entre particulares
Captura de la página web de Zank - abc
economía

Zank, la nueva fórmula de préstamos entre particulares

La plataforma nacida de la UPV ofrece una alternativa a la banca tradicional mediante la inversión entre personas

Actualizado:

Ante el estancamiento del crédito de los bancos a particulares y empresas y la complicación para conseguir uno, aparece una nueva fórmula de préstamos mediante el «P2P lending» o préstamo entre particulares. Con esta función opera desde noviembre de 2013 Zank, una plataforma que nació de la mano de tres jóvenes emprendedores: Luis Reig, Oriol Chimenos y Laonardo Ramírez. El proyecto recibió financiación por parte de Idea Ventura, un fondo de capital riesgo dedicado a invertir en startups, así como por Plug and Play, una de las aceleradoras de referencia tanto en España como en Estados Unidos.

«La gente que da dinero al banco no sabe adónde va, pero aquí se tiene controlado», explican. De este modo, esta «startup» española se presenta como una alternativa a la banca tradicional y pasa a ser un punto de encuentro entre personas que buscan un préstamo de bajo coste para pequeños gastos (como un viaje, pagar unos estudios o poner en marcha un proyecto) y aquellas que quieren sacar partido a sus ahorros e invierten de una forma socialmente gratificante.

La fórmula lleva un tiempo funcionando en países como EEUU o Reino Unido, pero en el caso de España resulta un método bastante novedoso. Según destallan sus promotores, se realiza un estudio completo de todo lo que llega: «una vez la persona interesada en obtener un préstamos accede a nuestra página web y facilita los datos que le solicitamos, comprobamos que el usuario ha acreditado su solvencia y que no existe riesgo», aseguran. Así, los inversores pueden acceder a los solicitantes y escogen a quién prefieren prestar el dinero con un mínimo de inversión de 50 euros.

La ventaja en ambos casos, según apuntan, es «el bajo interés y una rentabilidad mucho más alta que con los depósitos». ¿Y en el caso de los morosos? «Somos nosotros quienes perseguimos a las personas, aunque no es habitual que esto suceda. También contamos con los servicios de una empresa de recobros», añaden.

Aunque el servicio es joven, hasta el momento han recibido alrededor de 300 solicitudes, de las que, tras la criba, han pasado 10. «Ahí se comprueba el control que llevamos», comentan. Actualmente tienen unos 360 inversores y hasta 21.000 euros invertidos en préstamos, algunos de los cuales ya están completados.