Camps ha pasado todo el fin de semana en casa y nadie ha ido a citarlo para declarar
El expresidente valenciano Francisco Camps, en una imagen tomada el día que leyó su tesis doctoral - juan carlos soler
caso nóos

Camps ha pasado todo el fin de semana en casa y nadie ha ido a citarlo para declarar

El expresidente valenciano fijó el Consejo Jurídico Consultivo como domicilio para notificaciones, y el sábado estaba cerrado

Actualizado:

El expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, que debía declarar este domingo como testigo en el marco del Caso Nóos, ha pasado todo el fin de semana en su casa, en Valencia, donde no ha acudido nadie para citarlo a declarar. Así lo ha asegurado el propio Camps en declaraciones a ABC, después de que el juez Castro haya pospuesto su declaración al no haber podido localizarle.

Mientras desde el juzgado de Palma se ha dado a entender que se estuvo buscando a Camps todo el sábado, tanto en su domicilio como por vía telefónica, sin éxito, la versión del expresidente es bien distinta. Según ha explicado, «me he quedado en Valencia todo el fin de semana, haciendo vida normal». Y en ningún momento ha acudido nadie a su domicilio o le han telefoneado para advertirle de que debía declarar este domingo.

El 12 de noviembre, la Policía se personó en el despacho de Camps en el Consejo Jurídico Consultivo, órgano al que pertenece como expresidente, para informarle de que, si lo deseaba, podía declarar por escrito en lugar de acudir al juzgado. Algo que Camps aceptó. Así, al día siguiente, 13 de noviembre, conversó telefónicamente con la secretaria judicial del juzgado de Palma que instruye el Caso Nóos para trasladarle su deseo de declarar por escrito.

Tras esa conversación, que se produjo aproximadamente a las 13 horas, Camps remitió a la secretaria judicial un fax en el que hacía constar su voluntad de declarar por escrito, y fijaba como domicilio a efecto de notificaciones el Consejo Jurídico Consultivo, donde un día antes lo había localizado la Policía. El valenciano recibió un acuse de recibo del juzgado en el que se hacía constar que todo estaba en orden y que recibiría la citación para declarar en su momento.

El viernes 15 trascendió que Castro había concedido a las partes cinco días para que presentasen las preguntas que quisiesen formular a Camps como testigo. Un plazo que llevó al expresidente a interpretar que, en cualquier caso, su declaración no sería el fin de semana (dado que ese plazo expiraría, en teoría, el próximo jueves). De todas formas, se quedó en su casa en Valencia, junto a su familia. No obstante, su domicilio a efectos de notificaciones, el Consejo Jurídico Consultivo, estaba cerrado el sábado, por lo que era imposible notificarle en dicho organismo la citación.

Al no haberlo localizado, el juez Castro ha decidido esta mañana posponer su declaración y fijar una nueva fecha más adelante.