Compra un bolso en un bazar chino y la Guardia Civil le multa por considerarlo un arma
Copia del bolso incautado a la usuaria en el aeropuerto de Barajas - abc
SUCESOS

Compra un bolso en un bazar chino y la Guardia Civil le multa por considerarlo un arma

Una mujer denuncia a Consumo que el artículo, cuya asa es un puño americano, se sigue comercializando en Valencia

Actualizado:

La Guardia Civil ha impuesto una sanción de 301 euros a una mujer por llevar un bolso cuya asa está catalogada como arma prohibida, por tratarse de una llave de pugilato (puño americano). Así lo ha denunciado la asociación Tyrius, que ha presentado una reclamación ante la Inspección de Consumo de Valencia en la que denuncia que diversas tiendas de la ciudad regentadas por chinos venden este tipo de artículos -algunos incluso con elementos punzantes- sin informar a los clientes del peligro.

Al parecer, la usuaria había comprado este modelo de bolso de mano con empuñadura, muy de moda al tratarse de una copia del famoso «clutch» diseñado y comercializado por la firma Alexander McQueen, y cuyo precio oscila entre los 1.000 y los 2.000 euros.

Intervenido en Barajas

Su intención era acudir con él a la boda de su hermano, pero le fue intervenido en el filtro de seguridad del Aeropuerto de Barajas, cuando se disponía a coger un avión a Polonia, por ser considerado como arma prohibida. Los hechos fueron puestos en conocimiento de la Comandancia de la Guardia Civil, la cual abrió un expediente sancionador contra la mujer por el uso de este bolso, considerado una infracción de carácter grave según el Reglamento de Armas.

Según denuncia la usuaria, aunque los hechos son ciertos, desconocía que la tienda a la que acudió -ubicada en la céntrica calle Periodista Azzati- pudiera vender este tipo de objetos. «A través del escrito sancionador me comunicaron que una de las partes está formada por un puño americano, pero es un artículo que cualquiera puede adquirir sin conocer que se trata de un arma prohibida», explica.

Riesgo de los artículos

Tyrius denuncia, en este sentido, que, según la Ley para la Defensa de Consumidores y Usuarios, «los bienes y servicios puestos en el mercado deben ser seguros y no presentar riesgo alguno para la salud o la seguridad de las personas». Por ello, solicita a Inspección de Consumo que «adopte las medidas procedentes para retirar del mercado objetos por los que puedan ser sancionados los usuarios». Además, la asociación asegura que, según ha podido comprobar la afectada, este tipo de bolsos se siguen vendiendo, al menos, en dos comercios de Valencia.