Disparo de una 'mascletà' durante las Fallas de Valencia
Disparo de una 'mascletà' durante las Fallas de Valencia - abc

Una empresa ofrece lanzar cenizas de fallecidos al cielo en carcasas pirotécnicas

Europla, firma valenciana ubicada en la población de Bèlgida desde 1977, forma parte de este nuevo servicio

Actualizado:

Una empresa funeraria valenciana aúna la tradición de la pólvora y la última voluntad de un fallecido ofreciendo poner sus cenizas en una carcasa pirotécnica que se disparará al cielo y estallará con un potente estruendo.

Desde esta semana, www.maslapidas.com, firma especializada en la gestión de servicios funerarios en internet, ofrece este servicio tras llegar a un acuerdo con la empresa pirotécnica valenciana Europla, según un comunicado de la funeraria.

El servicio de disparo de una carcasa con las cenizas del difunto es, según las fuentes, una «original forma de despedida a la persona fallecida» que tiene una «gran aceptación en las regiones del Mediterráneo, donde los fuegos de artificio tienen una gran importancia».

La preparación técnica cuenta con la experiencia pirotécnica de Europla, empresa valenciana ubicada en la población de Bèlgida que desde 1977 está especializada en la fabricación y disparo de toda clase de fuegos artificiales.

El disparo de la carcasa con las cenizas del difunto es una alternativa que cuenta con todos los permisos legales y se convierte en un ritual de homenaje póstumo de parientes y amigos a la persona fallecida.

La preparación de la carcasa se lleva a cabo introduciendo la carga explosiva en el interior de la misma y es en el centro donde se sitúan las cenizas del finado, embolsadas y con un código QR que permite su correcta identificación.

Ese mismo código también se coloca en la parte exterior de la carcasa, una vez cerrada la misma y tras añadírsele la mecha que permitirá el disparo.

La identificación remite a datos personales y biográficos que recuerdan a la persona fallecida.

Posteriormente los profesionales pirotécnicos se desplazan hasta el escenario elegido por la familia, generalmente un espacio abierto que guarda una estrecha vinculación con el pasado del difunto. Allí, como culminación del acto ritual de homenaje y despedida, se dispara al cielo.