El pequeño comercio y los supermercados rechazan la liberalización de horarios
Imagen de una céntrica calle comercial de Valencia - ROBER SOLSONA
ECONOMÍA

El pequeño comercio y los supermercados rechazan la liberalización de horarios

Las patronales del sector consideran que la medida limita la oferta, reduce la competencia y destruye empleo

Actualizado:

Las asociaciones y patronales de comercio de la Comunitat Valenciana, ASUCOVA, CECOVAL y COVACO, que representan al comercio urbano formado por pymes, autónomos y supermercados valencianos, han rechazado "rotundamente" la liberalización total de horarios comerciales anunciada ayer por el president de la Generalitat, Alberto Fabra.

Según advierten estas organizaciones en un comunicado conjunto, la propuesta de que toda la Comunitat sea una gran área de influencia turística demuestra "un profundo desconocimiento del sector y de la estructura comercial de la Comunitat, y atenta directamente contra las empresas de comercio valencianas".

Subrayan que una medida de este calado, "lejos de propiciar un escenario para la recuperación económica del sector, limita la oferta, reduce la competencia y destruye empleo".

Las patronales empresariales, que representan el 99 por ciento de las empresas del sector que genera el 13 % del PIB valenciano, critican además que la medida no se haya consultado ni consensuado, pese a existir un órgano para tal fin como es el Observatorio de Comercio.

Recuerdan asimismo que hace más de un año pidieron una reunión con el president de la Generalitat para abordar la grave situación del sector.

La decisión el Consell, añaden, "ignora conscientemente al sector", que siempre se ha mostrado a favor de todas aquellas medidas reales de apoyo al comercio que puedan contribuir a reactivar el consumo y estimular el turismo, "pero esta no lo es".

Consideran que con esta medida el Consell además "graba directamente al capital valenciano de comercio". "En un contexto en el que la Comunidad Valenciana es la segunda más endeudada de España, lo que obligará a aumentar la presión fiscal para sanear las arcas públicas y mermará todavía más la capacidad adquisitiva de los valencianos, el Gobierno valenciano propone políticas que graban directamente a las empresas valencianas, mayoritariamente supermercados y comercios urbanos", lamentan.

Recuerdan además que con sus impuestos contribuyen a "llenar las mermadas arcas" de la Generalitat Valenciana, "incluso más que la propia industria", y precisan que la medida "sólo favorece a las grandes superficies, que representan el 1 % del tejido empresarial de la Comunidad".

Advierten que la medida "perjudicará" al 25,8 % del total de empresas de la Comunitat, que mantienen 200.000 puestos de trabajo directos y 100.000 indirectos.

"Pagamos aquí nuestros impuestos, y estamos haciendo esfuerzos ingentes para no destruir empleo e intentar mantener una oferta diversa y plural para todo tipo de consumidores", aseveran.

ASUCOVA, CECOVAL y COVACO han insistido en que en lugar de preocuparse a fondo por hacer posible que la financiación llegue a las empresas para que estas puedan crear empleo y reactivar la economía, Fabra propone una medida "puramente mediática que sólo favorecerá a una minoría del sector" y que los datos oficiales publicados al respecto demuestran que no da buenos resultados.

Según el INE, advierten, en los ocho meses que lleva aplicándose la liberalización de horarios en Valencia y Alicante, las ventas han caído un 6,7 % y el empleo un 0,3%, y "no fomenta las ventas entre los turistas, como se pretendía".

Recuerdan asimismo que cualquier decisión sobre los horarios comerciales "no afecta sólo al comercio, sino al desarrollo futuro de la Comunitat y de modelo de ciudad que queremos".

"El Gobierno de la Generalitat utiliza una vez más la Comunidad Valenciana como banco de pruebas, sin preocuparse por la consecuencias futuras de sus decisiones, y los máximos representantes del sector no podemos aprobarlo", concluyen.