sucesos

El detenido por matar a la joven de Picassent se hizo pasar por un amigo ante los padres

El presunto autor acudió al domicilio familiar para intersearse por su desaparición. La Policía le detuvo y poco después confesó

Actualizado:

La joven de Picassent que llevaba desaparecida desde hace dos días ha aparecido muerta esta mañana en Llíria después de que su coche fuera encontrado ayer en las inmediaciones de un centro comercial de Alfafar. Por el momento, la Guardia Civil ha detenido a un hombre y una mujer como sospechosos del crimen.

De acuerdo con fuentes próximas a la familia, el hombre detenido acudió, junto con su novia, a casa de los padres preguntando por la víctima e interesándose por su desaparición. Dijo ser su amigo, aunque la familia no le conocía. La Policía, que había rastreado el móvil de la joven y su número coincidía con una de las últimas llamadas, sospechó de él y se lo llevó detenido. Poco después confesó.

Las circunstancias de la desaparición son confusas. Rosana Hervás, de 32 años, llamó a su padre en la noche del pasado domingo y éste sólo pudo escuchar gritos en los que parecía que estaba siendo víctima de un robo. La última comunicación con su familia se produjo esa misma noche mediante un mensaje de texto a su padre en el que le indicaba que no acudiría a dormir a casa porque se iba «al cine con una amiga». Según explican fuentes cercanas al entorno familiar, este mensaje ya levantó sus sospechas, puesto que la joven nunca escribía en castellano y además sabía que sus padres no se encontraban en casa.

El lunes por la mañana éstos decidieron denunciar los hechos ante la Guardia Civil de la localidad. En paralelo, sus amigos se movilizaron por redes sociales aportando datos que pudieran identificarla para que, si alguien la veía, se pusiera en contacto con la familia.

Los agentes tratan de averiguar ahora las causas de la muerte.