El triple crimen de Alcàsser no ha prescrito, según el informe de la Fiscalía
Antonio Anglés, con el aspecto que tenía cuando se dio a la fuga - abc
veinte años después

El triple crimen de Alcàsser no ha prescrito, según el informe de la Fiscalía

El Ministerio Público pide computar los veinte años a partir de 2009, cuando se intervino el teléfono de la hermana de Anglés

Actualizado:

El asesinato de Míriam, Toñi y Desirée no ha prescrito. Así lo concluye en su informe el fiscal jefe del área de Alzira, Javier Roda, quien considera que los delitos por los que fue procesado Antonio Anglés, actualmente en paradero desconocido, no se encuentran prescritos, y que por tanto no se ha extinguido su responsabilidad.

El Ministerio Fiscal ha elaborado el informe a petición del titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Alzira, quien el pasado noviembre pidió a las partes personadas en la pieza separada que implica a Anglés que se manifestaran al respecto.

En este sentido, el fiscal del caso considera que la continuación de las investigaciones tiene «virtualidad suficiente» para interrumpir el plazo necesario para la prescripción del delito. La conclusión del fiscal coincide con la de la Asociación Clara Campoamor, que ejerce la acusación popular en esta pieza, y qye ya manifestó al juez instructor su rechazo a la prescripción «al menos hasta 2029, teniendo en cuenta que las últimas diligencias practicadas de las que se tiene constancia datan de 2009».

La petición del juez a las partes el pasado noviembre coincidía en el tiempo con el vigésimo aniversario de la desaparición, en 1992, de Toñi, Míriam y Desirée, halladas muertas en enero de 1993 en un paraje forestal. El único detenido y juzgado por el crimen, Miquel Ricart, cumple una condena de 170 años de prisión -se le ha aplicado la doctrina Parot-.

El fiscal señala en su informe que las últimas actuaciones relacionadas con la investigación del caso datan del 25 de septiembre de 2009, cuando se intervino el teléfono y el correo electrónico de la hermana de Antonio Anglés, Kelly Anglés, a fin de localizar al primero, declarado en rebeldía y en paradero desconocido. Estas medidas, restrictivas de derechos fundamentales, «gozan de las características exigidas jurisprudencialmente para asociarles el valor interruptivo de la prescripción».

Por ello, el acusaro público considera que «en la actualidad deberá ser computado íntegramente el plazo de veinte años para la prescripción de los delitos (tres de asesinato, cuatro continuados de violación y tres de rapto) que se imputan a Anglés desde el 14 de diciembre de 2009».