Ramón-Llin: «Crespo siempre decía que todo estaba prefectamente»
Imagen de archivo de Ramín-Llin - ABC
TRIBUNALES

Ramón-Llin: «Crespo siempre decía que todo estaba prefectamente»

Por ello no se dirigió a él para preguntarle por las dudas que tenía respecto a la viabilidad de Emarsa

Actualizado:

La concejal de Residuos y Limpieza del Ayuntamiento de Valencia, Mª Àngels Ramón-Llin, quien fue vocal en Emshi y miembro del Consejo de Administración de Emarsa, ha afirmado, en su segunda declaración como testigo ante el juez, que el entonces presidente de Emarsa, Enrique Crespo, "siempre" trasladaba a los consejeros de la entidad que "todo" estaba "muy bien". En concreto, decía que estaba "perfectamente", ha apostillado.

Ramón-Llin se ha pronunciado en estos términos este miércoles en su declaración en el juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, encargado de investigar un agujero económico en la gestión de la depuradora de Pinedo, dentro del conocido como 'caso Emarsa'. A lo largo del interrogatorio, la edil ha insistido en que Crespo, quien fue elegido presidente y consejero delegado "por el voto unánime de todos los miembros del Consejo, independientemente de su filiación política", "siempre" les decía que "todo estaba perfectamente, que todo estaba muy bien".

Por este motivo, ha indicado que no se dirigió a él para preguntarle por las dudas que tenía respecto a la viabilidad de Emarsa, porque ya tenía su opinión. Así, cree "lícito y normal" que consultara a un técnico. "Él siempre nos había dicho que todo funcionaba correctamente" y, por tanto, ha reiterado que su respuesta "ya la tenía". Por este motivo, ha repetido que prefirió consultar sus dudas con un técnico independiente que trabajaba en el Ayuntamiento y en el que confiaba. Asimismo, ha puntualizado que Crespo, en uno de los consejos celebrados a principios de 2010, les advirtió de que las salvedades que planteaban los auditores --de Mazars-- "no tenían ninguna trascendencia y se iban a subsanar sin ningún problema", y "así sucesivamente se reiteraba la intrascendencia de las salvedades, eso en 2010", ha comentado.

Por otro lado, preguntada por los regalos y comidas navideñas, ha indicado que los consejeros de Emarsa, quienes cobraban unos 400 euros por asistir a las reuniones, recibieron como regalo de Navidad en los años 2007, 2008 y 2009 una pieza de cerámica de Manises, un maletín y un bolígrafo, además de un décimo de lotería. Ha afirmado que desconoce quién elegía esos regalos, y preguntada por si en aquel momento, esos regalos eran una práctica normal, ha comentado que "era una cosa normal y por eso no nos extrañó y, además, dada la cuantía irrisoria de estos regalos", ha dicho.

A Ramón-Llin se le ha interpelado también por si leía la documentación que se le proporcionaba de los asuntos que se trataban en los Consejos de Administración de Emarsa, en concreto, la referente a las cuentas anuales. Al respecto, ha comentado que les entregaban las cuentas en el momento de iniciarse el Consejo, y ha dicho que se les daba una explicación que ella atendía "con total interés" y que le parecía "suficiente y correcta". Entonces, tras insistirle en si leyó esa documentación, ha señalado: "cumplía mi obligación escuchando la exposición del informe", ha aseverado. Además, ha afirmado que durante la reunión "se daba una lectura rápida que era complementada con la explicación verbal".