Detenida una red de «narcos» que utilizaba el coche como laboratorio
IMAGEN DE ARCHIVO

Detenida una red de «narcos» que utilizaba el coche como laboratorio

El objetivo de las operaciones era exportar cocaína a Italia

Actualizado:

La Policía Nacional ha detenido en Barcelona a seis personas como miembros de un grupo de narcotraficantes que se dedicaba a la exportación de cocaína a Italia, usando una flota de vehículos en uno de los cuales habían habilitado un laboratorio móvil para transformar la droga.

En un comunicado, la policía informa de la detención de estas seis personas, todas originarias de la República Dominicana, excepto un ciudadano italiano, y de la intervención de 1.700 gramos de cocaína, 20 kilos de precursores -componentes que facilitan la elaboración de la droga-, dos armas de fuego y 411.000 euros, entre otros efectos.

Los detenidos se dedicaban a la exportación de cocaína a Italia y a la distribución de esta droga en la comarca barcelonesa del Vallès Occidental desde hace un par de años. Su actividad estaba centrada en la compra de importantes cantidades de cocaína a otros narcotraficantes y, una vez adquirida, la transportaban por carretera en vehículos hasta Ripollet (Barcelona), donde tenían un piso franco, oculta en cuatro vehículos especialmente habilitados en compartimentos, alguno de ellos incluso mecanizado por manos expertas, según la Policía Nacional. Uno de los vehículos era un monovolumen que había sido acondicionado como laboratorio móvil para facilitar la movilidad territorial y, en el interior del mismo, fueron encontradas una prensa hidráulica, 1,4 kilos de cocaína, una pistola, abundante munición, veinte bolsas de precursores, productos químicos y utillaje para la manipulación de la droga.

En la misma operación se ha registrado el domicilio de Ripollet, donde se intervinieron 300 gramos de cocaína, más productos que facilitan el corte de la droga y dos básculas electrónicas, entre otros efectos. En uno de los vehículos acondicionados se localizaron cuatro compartimentos ocultos en los asientos, donde se habían dispuesto 29 paquetes envueltos en film de plástico transparente, impregnados en grasa vegetal, que contenían 411.000 euros, y en otro coche, se halló un revólver del calibre 22 en un hueco camuflado. La investigación, desarrollada por agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Sabadell (Barcelona), continúa abierta.