FotoColectania estudia el papel del creador como coleccionista
Richard Simpkin, en una de sus autofotos con Michael Jackson - richard simpkin

FotoColectania estudia el papel del creador como coleccionista

La muestra «Obra-Colección» reúne el trabajo de diez artistas internacionales bajo la batuta de Joan Fontcuberta

Actualizado:

“Vivimos en un mundo de imágenes. Las imágenes representan ideas y las fotos quieren ser voz”. El fotógrafo Joan Fontcuberta, que en esta ocasión es comisario, reflexiona sobre el empacho visual en el que vivimos y propone un análisis del papel del creador como coleccionista en la fotografía contemporánea. Lo hace a través de la exposición “Obra-Colección” que reúne el trabajo de diez artistas internacionales en la sede de FotoColectania.

Las propuestas son muy diferentes pero todas convergen en la pasión por el coleccionismo. Un ciudadano americano desvela su obsesión por los famosos a los que ha perseguido durante muchos años. Richard Simpkin acumula compulsivamente autofotos con gente tan relevante como Michael Jackson o Sofía Loren y se atreve a presentarlas todas como un gran álbum personal. Las fotos no tienen mucho valor artístico pero sí como colección. “Richard&Famous” es un periplo de la vida de este ciudadano con su consecuente envejecimiento.

Conseguir el alfabeto a través de los logotipos que lucen las partes traseras de los camiones fue la hazaña de Eric Tabuchi que recorrió cientos de kilómetros para atrapar esta particular colección de vehículos. “Alphabet Truck” abre y cierra un álbum que se transformó en un libro de artista. En esta línea, descubrimos “New York by Numbers” donde Hans Eijelboom recorre Nueva York en busca de camisetas con la numeración completa, del uno al cien. El espectador tarda un rato en captar este juego numérico pero cuando lo descubre disfruta de la mano de este centenar de instantáneas que se convierten en un juego.

Para rizar el rizo, Eve Cadieux localizó en Québec entre 2007 y 2010 coleccionistas variopintos y los inmortalizó junto a sus objetos de deseo. “Les Antres” ofrece unas estampas inolvidables de los coleccionistas junto a sus gadgets; desde abrebotellas, matrículas, abetos de Navidad…

Por su parte, el fotógrafo holandés Erik Kessels desvela su afición a recorrer mercadillos de segunda mano y comprar álbumes de fotos de gente que nunca conocerá y que probablemente estén muertos. “Aquí presento a una familia cuya máxima ilusión era hacer un buen retrato de su perro negro; la serie demuestra que les fue muy difícil inmortalizar a su mascota y que las sesiones fueron un desastre”, explica Kessels que disfruta recogiendo archivos familiares y dándoles una nueva vida. “También tengo un libro con fotos de una mujer de Barcelona que se llama Josefina…”. En este caso, las fotos tienen una segunda vida.