Una de piratas en el barrio del Raval
Lluís-Anton Baulenas, en una imagen reciente - garofano

Una de piratas en el barrio del Raval

Lluís-Anton Baulenas celebra sus 25 años como escritor con «Quan arribi el pirata i se m'emporti», una novela urbana sobre la fascinación por el poder

Actualizado:

A Lluís-Anton Baulenas (Barcelona, 1958) no le preocupa lo más mínimo escribir una y otra vez la misma novela. De hecho, asegura llevar haciendo exactamente eso durante los últimos 25 años. Una tras y otra. Siempre la misma. Siempre iguales y, faltaría más, siempre distintas. «Siempre escribo la misma, sí, pero las disfrazo con diferentes presentaciones», asegura el autor catalán, de vuelta cuatro años después de «El nas de Mussolini» con «Quan arribi el pirata i se m’emporti» (RBA La Magrana).

En este caso, el autor de «La felicitat» se planta en la Barcelona de 2006 para examinar una vez más el choque de trenes que se produce a partir de la confrontación de «dos mundos y dos personajes». Lo que salta, sin embargo, no son chispas, sino palabras encadenadas que dan forma a lo que el propio Baulenas bautiza como una «novela de aventuras con una implicación creativa muy grande». «Hay un tesoro, una aventura y también un pirata, aunque sea un pirata muy especial», avanza el autor de «Amor idiota» sobre una novela que relata en paralelo las historias de Jesús Carducci, un enfermero que instala su minúsculo gabinete médico en el Raval de Barcelona mientras intenta mantener a raya su pasado, y Miquel-Deogràcies Gambús, un nonagenario perverso y megalómano al que un oscuro secreto ha transformado en un criminal.

Poder y fascinación

«Es una novela sobre el poder, sobre la fascinación por el poder y también la fascinación por sí misma», apunta Baulenas, quien en su idea de reescribirse constantemente recupera aquí personajes que ya aparecían en algunas de sus novelas anteriores. «A veces, cuando acabas un libro, los personajes te piden más protagonismo», asegura. Es el caso de Carducci, que ya aparecía en «Àrea de servei» —«creo que ya se le habrán quitado las ganas de volver a salir», bromea— y también de Miquel-Deogràcies Gambús, a quien Baulenas empezó a alumbrar como feto «La felicitat».

También repite como escenario esa Barcelona que Baulenas ha recorrido meticulosamente y que aquí queda acotada en un barrio que, asegura, está poco explorado por la narrativa catalana. «Es un barrio muy literario que, sin embargo, no se ha tratado lo suficiente en la literatura catalana», explica. «Además, me interesaba un lugar que le crease contradicciones al protagonista», añade sobre la relación de Carducci con el barrio.

«Quan arribi el pirata i se m’emporti es, además de una novela urbana sobre secretos y tesoros, el libro con el que Baulenas celebra sus 25 años de carrera como novelista. O, mejor dicho, como novelista profesional que vive de lo que escribe, un hallazgo cada ves más extraordinario en el panorama editorial que, sin embargo, podría tener los días contados.

Y es que el propio Baulenas, para quien la crisis se está cebando con la industria editorial catalana, tiene serias dudas de si conseguirá cumplir más años manteniendo ese extravagante estatus de autor que puede vivir de su profesión. Quien sabe si, en este sentido, el título de «Quan arribi el pirata i se m’emporti» pueda tener algo de premonitorio.