La atracción accidentada, durante su desmontaje
La atracción accidentada, durante su desmontaje - inés baucells

La juez mantiene las 13 inculpaciones por la caída de El Péndulo

Acaba la instrucción del accidente, ocurrido en julio de 2010 y en el que murió una menor

Actualizado:

La juez que investiga el accidente de «El Péndulo» del parque Tibidabo de Barcelona mantiene imputados a trece técnicos por su responsabilidad en la «cadena de errores consecutivos» que motivó la caída de la atracción y que provocó la muerte de una menor y heridas a otros tres jóvenes en julio de 2010. Tras concluir la investigación judicial, la titular del Juzgado de Instrucción 2 de Barcelona ha dictado un auto que mantiene esas 13 inculpaciones por los delitos de homicidio imprudente y lesiones por imprudencia, y archiva la causa para otros siete imputados (dos han fallecido). Sostiene que la caída de la atracción obedeció a una «cadena de errores consecutivos» en el diseño, cimentación, instalación y montaje, y a un «inadecuado» mantenimiento de la atracción.

Esos fallos, añade, «no fueron detectados por el responsable de la coordinación de los diferentes participantes, que intervinieron de forma directa, cada uno en su esfera de actuación, contribuyendo presuntamente a la producción del desgraciado resultado».

La juez concluye que la caída de «El Péndulo» se debió a la rotura de los puntos de anclaje de la base del fuste de la atracción, provocada, según los informes periciales, por la «falta de definición» en el diseño y el cálculo de la fatiga de la misma, así como a las deficiencias en los proyectos de urbanización, cimentación, instalación y montaje. A ello se unen una «selección de material no adecuada o insuficiente, la tardía aplicación del mortero, una vez instalada la atracción, y la deficiente aplicación del mismo en la ejecución de la obra, así como el inadecuado mantenimiento».

Diseño y mantenimiento

Por ese motivo, entre los inculpados figuran el comercial y administrador de la empresa Far Fabri, que diseñó «El Péndulo», así como el ingeniero mecánico de esta firma italiana que ejerció de interlocutor con la compañía instaladora. También permanece imputado Josep Maria G., jefe de la Unidad de Mantenimiento y Seguridad del parque de atracciones del Tibidabo desde 2003 por la empresa Parc d’Atraccións Tibidabo (Patsa) -dependiente de la empresa Barcelona Serveis Municipals del Ayuntamiento-, que era responsable de la supervisión, control y reparación de «El Péndulo».

Otros imputados son dos ingenieros de la empresa Intec, encargada de la urbanización de la superficie y la cimentación de la atracción, así como tres delegados y jefes de obra de Copisa, sociedad encargada de la ejecución del proyecto de instalación de «El Péndulo» en enero de 2006. La juez mantiene abierta también la causa contra tres ingenieros de Atisae, auditoría externa encargada de emitir los certificados del estado de las atracciones que avaló el proyecto de construcción, diseño, puesta en marcha de «El Péndulo». También irá a juicio un mecánico de la empresa SPIE Instalaciones, encargada del mantenimiento de la atracción que horas antes del siniestro la revisó, tras ser avisado de que «El Péndulo» hacía unos ruidos extraños, y dio luz verde a que se volviera a poner en marcha tras concluir que todo estaba correcto. Asimismo, está imputado un ingeniero de caminos de la empresa Amatria, que verificó los cálculos de seguridad general de la atracción. La magistrada declara como responsables civiles directos del siniestro a las aseguradoras de las empresas Patsa, Far Fabri, Intec, Atisae y Amatria y la responsabilidad civil subsidiaria del Ayuntamiento, así como de las sociedades citadas y del Parque de Atracciones Tibidabo.