Los portavoces de todos los grupos municipales, posando con una camiseta en contra de los circos
Los portavoces de todos los grupos municipales, posando con una camiseta en contra de los circos - abc
sociedad

A Zamora le sale rana prohibir circo con animales

Una empresa circense pide daños y perjuicios y anuncia una querella por prevaricación contra el concejal que denegó su instalación

Actualizado:

A Zamora apenas le ha durado tres meses el «orgullo» de ser la primera ciudad de Castilla y León declarada libre de circos con animales. De hecho, la prohibición impulsada por el equipo de Gobierno de IU-PSOE a instancias de Defensa Animal Zamora y apoyada por el resto de grupos municipales le puede salir cara. Por el momento, el rechazo a este tipo de espectáculos le ha salido rana después de que el circo Holiday le haya plantado cara y haya recurrido a la vía legal para hacer valer sus derechos. Tras encontrarse con la negativa inicial del Consistorio zamorano para instalar su circo en Zamora, Holiday presentó un recurso en el que se le ha dado la razón porque el Ayuntamiento no tiene competencia prohibir la instalación de circos con animales. Ante la respuesta que el propio Consistorio ha dado a su recurso, el circo Holiday ha anunciado ahora que pedirá daños y perjuicios a la ciudad por la negativa inicial y que presentará una querella por presunta prevaricación contra el concejal que firmó la denegación inicial, el edil de Comercio y Turismo de Izquierda Unida Christoph Strieder.

Este concejal ha asegurado que el rechazo inicial no se debió a que Zamora sea una ciudad libre de circos con animales sino a que Holiday no presentó un «plan de seguridad de escape y contención de los animales», que exige la ley para velar por la seguridad de los vecinos. El circo, según el edil, apuró los plazos y cuando recurrió y entregó la documentación con ese plan se le dio la razón, pero entonces ya era tarde para las fechas elegidas para actuar en Zamora, a finales del pasado mes de septiembre.

Zamora como ejemplo

Sin embargo, el circo Holiday pretende llegar hasta las últimas consecuencias al entender que se le ha perjudicado por no poder ofrecer su espectáculo en el recinto ferial Ifeza. De hecho, la empresa circense quiere utilizar el caso de Zamora como ejemplo para denunciar a otras localidades que también se declaren contrarias a un espectáculo como el circo con animales que es «perfectamente legal» y que se prohíbe «en un claro deseo de hacer daño a un colectivo que merece todo el respeto», han apuntado desde la empresa circense de la que es propietario Ramón Sacristán. El dueño del circo presentó la solicitud para instalarse en la ciudad y obtuvo como respuesta un decreto firmado por Strieder que, según Holiday, carecía de fundamentación jurídica.

Strieder ha admitido que la moción aprobada en pleno por el Ayuntamiento de Zamora a finales de julio era una mera declaración de intenciones y que hoy en día aún no pueden prohibir circos con animales si el espectáculo tiene todos los papeles en regla. Para el circo Holiday, que este mes está de gira por Castilla y León, la denegación de la licencia de instalación ha supuesto una «vulneración de derechos fundamentales que atentan contra una expresión artística de primer orden y perfectamente reglada».