Interior de la planta nuclear
Interior de la planta nuclear - f. ordoñez
energía

La central nuclear de Garoña realiza un simulacro dentro de los requerimientos del CSN

El Consejo ha realizado el seguimiento del estado de planta y de las actuaciones del titular para recuperar las condiciones de seguridad en caso de accidente

Actualizado:

La central nuclear Santa María de Garoña (Valle de Tobalina, Burgos) ha realizado hoy el preceptivo simulacro anual, conforme a los requerimientos establecidos en su Plan de Emergencia Interior, con la participación de la Organización de Respuesta ante Emergencias del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y de la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

Durante el ejercicio, el CSN ha realizado el seguimiento del estado de planta y de las actuaciones del titular para recuperar las condiciones de seguridad. Asimismo, se ha mantenido en contacto con la Subdelegación del Gobierno en Burgos para recomendar las correspondientes medidas de protección radiológica de la población.

El simulacro se ha iniciado a las 08:50 horas con la comunicación de varias explosiones en el interior de la instalación, fruto de un sabotaje, cuyos efectos han impedido la refrigeración y aporte de agua a la piscina de combustible y daños en la misma. La reducción del nivel de agua ha dado lugar al descubrimiento de los elementos combustibles con el consiguiente aumento de los niveles de radiación en el interior del edificio del reactor y la liberación de material radiactivo al exterior.

Ante las circunstancias descritas, y siguiendo criterios radiológicos, el Centro de Coordinación Operativa de la Subdelegación del Gobierno de Burgos, ha adoptado medidas de protección a la población tales como: control de accesos, evacuación de las poblaciones, confinamiento y distribución e ingesta de tabletas de iodo, así como la activación de las Estaciones de Clasificación y Descontaminación.

A lo largo del ejercicio también se ha simulado la intervención de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en la investigación del sabotaje y en la final detención de los presuntos responsables del incidente.

El titular de la central ha llegado a declarar «emergencia general» (categoría IV) de su Plan de Emergencia Interior, y por su parte el CSN, tal y como establece su Plan de Actuación ha activado su Organización de Respuesta ante Emergencias en «modo 3», lo que supone la activación de todo su personal y de los apoyos externos para atender las Estaciones de Clasificación y Descontaminación, controles de acceso, dosimetría del personal, vigilancia radiológica ambiental y gestión de residuos radiactivos.

La emisión de material radiactivo al exterior ha superado los valores para los que sería necesaria la adopción de medidas de protección a la población. Un suceso de esta naturaleza habría sido clasificado como «accidente importante», nivel 6 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (INES).