Hoy se cumple un año de la tragedia minera
Hoy se cumple un año de la tragedia minera - ana m. díez
suceso

Se cumple un año del accidente minero en el Pozo Emilio del Valle

El caso está en manos de los tribunales, que serán los encargados de depurar responsabilidades tras el fallecimiento de seis trabajadores

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Pozo Emilio del Valle, propiedad de la Hullera Vasco Leonesa (HVL), fue hace un año el foco de todas las miradas. A las 13.25 del 28 de octubre de 2013 saltaban todas las alarmas. Un escape de grisú en el macizo 7 causaba la muerte de seis experimentados trabajadores, Carlos Pérez, Manuel Moure, Antonio Blanco, Orlando González, José Luis Arias y Roberto Álvarez y dejaba heridos a otros cinco que intentaron prestar su ayuda para evitar la tragedia. La Comisión Regional de Seguridad Minera fue la encargada de elaborar el informe oficial que determinara las causas de este suceso. Un documento en el que se trabajó de forma «exhaustiva» durante cinco meses y que a finales de marzo de este año se remitió al Juzgado de Instrucción número 4 de León, encargado de depurar responsabilidades en este caso.

Fuentes del Comité de Empresa aseguran que en las últimas semanas se ha llamado a declarar a varios testigos del accidente. Entre ellos, el pasado 3 de septiembre acudieron a este tribunal los trabajadores que tuvieron que ser hospitalizados y que vivieron de forma directa las dimensiones de este suceso. Tras esta primera batería de preguntas se llamó a testificar a al menos cuatro personas más.

En recuerdo a las víctimas el pasado sábado tuvo lugar una misa en Santa Lucía de Gordón a la que asistieron los familiares de los fallecidos. La iglesia de esta localidad se quedó pequeña para acoger a todos los que quisieron asistir a esta ceremonia, en la que se entregaron dos ramos de flores a cada una de las familias, uno a las viudas (novia en uno de los casos) y otro a las madres.

Coincidiendo con la fecha del siniestro el martes 28 a las 14:00 horas los trabajadores del Pozo Emilio participaron en una concentración en el grupo Tabliza. Se guardaron seis minutos de silencio, uno por cada una de las víctimas mortales del accidente y se descubrió una placa en homenaje a «todos los fallecidos en la mina». Con el fin de que todos pudieran participar el turno de mañana se adelantó una hora.