Las Unidades de Diagnóstico Rápido atendieron 5.030 pacientes en 2013
Antonio María Sáez hace balance del primer año de funcionamiento de las Unidades de Diagnóstico Rápido - f. heras
sanidad

Las Unidades de Diagnóstico Rápido atendieron 5.030 pacientes en 2013

El 80 por ciento de los enfermos fueron diagnosticados antes de las primeras 72 horas desde la petición de consulta

alicia casas marcos
Actualizado:

Las Unidades de Diagnóstico Rápido de Castilla y León atendieron un total de 5.030 pacientes, de los que el 45 por ciento venían indicados por médicos de familia de los centros de salud, 40 por ciento de los servicios de urgencias de los hospitales y el resto derivados por otros servicios clínicos. Las personas que acudieron a estos especialistas de medicina interna fueron examinadas antes de 72 horas en el 80 por ciento de los casos, según resaltó este miércoles el consejero de Sanidad, Antonio María Saéz Aguado, quien recalcó que «la vía de contacto entre los profesionales es la telefónica, en un 69 por ciento de los casos. Este dato es un síntoma de mejora en la coordinación entre los médicos de familia y los especialistas».

Según explicó también Saéz, cuando un médico de Atención Primaria o del Servicio de Urgencias aprecia en el enfermo una potencial gravedad, esa situación, sale del «circuito ordinario» y pasa a formar parte de las Unidades de Diagnóstico Rápido. Estas personas tienen asignadas pruebas con prioridad, indicadas con mayor rapidez que en otro tipo de casos en los que no se aprecia esa gravedad.«Los motivos más habituales de consulta fueron la afectación importante del estado general, síndromes anémicos o dolores abdominales», declaró Sáez Aguado.

Del total de los pacientes diagnosticados, un 52 por ciento (2.615) continuaron su seguimiento en Atención Primaria y el 39 por ciento (1.951) fueron remitidos a consultas de Atención Especializada. En el pasado año, el mayor número de consultas tuvieron lugar en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

«Los datos provisionales de 2014 apuntan que al finalizar este año se incrementarán los pacientes atendidos en las Unidades de Diagnóstico rápido, entre un 14 y un 20 por ciento», afirmó el consejero de Sanidad, quien añadió que darán pasos nuevos «como agilizar aún más las pruebas diagnósticas». Antonio María Sáez manifiestó que «es una alternativa para acortar los tiempos de estudio y tratamiento, reducir ingresos inadecuados en los hospitales, al igual que mejorar la integración y continuidad entre la Atención primaria y la Hospitalaría».