Los secretos de la Zamora Sefardí
Una mujer observa el monolito de la plaza de San Sebastián, donde se ubicaba la sinagoga - m.alvarez
El verano en castilla y león

Los secretos de la Zamora Sefardí

Cinco hitos marcan el legado judío de la ciudad del Duero

Actualizado:

El bosque de Valorio, sede del antiguo cementerio judío y cuyos terrenos fueron donados a los Reyes Católicos tras la expulsión de los sefarditas, en 1492, inaugura la nueva ruta puesta en marcha por el Ayuntamiento zamorano a través de lo que fue la Zamora sefardí. El de Valorio es uno de los cinco monolitos que marcan por toda la ciudad los antiguos asentamientos judíos.

El resto de espacios urbanos que integran esta señalización son la plaza del Zumacal, donde se situaba la Judería Vieja; la Judería Nueva, en la Ronda de Santa Santa Ana; la sinagoga, en la plaza de San Sebastián, y la colación de San Cipriano. La nueva ruta, que se suma a las ya existentes -Románico, Modernismo, Duero y Romancero- pretende «recordar cuatro siglos de historia que dejaron una herencia importante en la cultura y en la ciudad», ha señalada la alcaldesa Rosa Valdeón.