El Archivo de Salamanca quintuplicará sus fondos y potenciará la memoria conciliadora de la Transición
Imagen de las carpetas conservadas en el CCMH, calificadas aún con las siglas del Archivo de la Guerra Civil - d. arranz
cultura

El Archivo de Salamanca quintuplicará sus fondos y potenciará la memoria conciliadora de la Transición

ABC tiene acceso al plan de Cultura para el centro, que prevé construir un nuevo edificio, indaga en la participación social y busca ser una referencia internacional

Actualizado:

El Archivo de Salamanca, el Archivo de la Guerra Civil, el Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH) y, por fin, después de toda una vida rodeado de polémica y convertido en arma política, «un espacio de reflexión, diálogo y entendimiento para el conocimiento de la evolución política y social de España desde la Segunda República a la Transición Democrática».

Tal y como ha podido conocer ABC, como punto de partida para esta nueva etapa, el Ministerio de Cultura elige ni más ni menos que «la reparación de las heridas de quienes más sufrieron a lo largo de todo este periodo» y la recuperación de la memoria de su papel en la Historia «a favor de la tolerancia y la convivencia incluso desde la discrepancia». Atrás queda el trueque que Rodríguez Zapatero y ERC «arreglaron» para sostener al tripartito al frente de la Generalitat en 2004 y que acabó con una Ley de Restitución de Documentos convertida en puerta de salida hacia Cataluña para miles de legajos históricos y «puntilla» a la unidad del archivo.

Ahora el objetivo marcado por el plan de impulso que el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, presentará este martes al Patronato del CDMH en Madrid es «afrontar nuevos y más ambiciosos retos» para convertir la instalación en un «centro de referencia internacional y de excelencia para la investigación, el conocimiento y la comprensión de ese periodo histórico reciente, de importancia capital para entender la España actual y la Europa de nuestros días, así como para la restauración de la memoria colectiva y el diálogo y la convivencia en torno a ella».

Para ello y para habilitar «una nueva manera de relacionarnos con los testimonios de nuestro controvertido pasado reciente», Cultura prevé «avanzar en la concentración de nuevos registros documentales de toda índole». No es algo nuevo, se está haciendo desde que se decidió reconvertir el Archivo de la Guerra Civil en centro documental, pero ahora se intensificará esta labor. Se trabaja ya en el depósito de los archivos de las dos instituciones más representativas y activas del régimen franquista, de 1938 a 1977:el Movimiento Nacional y la Organización Sindical. Además, se sumará el archivo histórico del Partido Comunista de España. Ya se ha firmado un contrato de comodato para el depósito por fases de los fondos, que actualmente se encuentran en la Universidad Complutense de Madrid.

De 6,2 kilómetros lineales a 30 km

El traslado de todos estos documentos supondrá extender los depósitos del CDMH desde los 6,2 kilómetros lineales de estanterías actuales hasta los 30 km. También se negocia para incorporar, directamente y mediante copias digitales auténticas, series de otros órganos de la administración de Franco; los archivos de las organizaciones políticas y sociales en el exilio y la clandestinidad y sus líderes; los legados de políticos republicanos y de personas que protagonizaron la guerra o una tuvieron una participación activa en la dictadura, del mismo modo que de aquellos que interpretaron un papel importante en la transición y restauración de las instituciones y libertades democráticas.

El plan aspira en cualquier caso a «animar a instituciones y personas con archivos valiosos» a interesarse en la posibilidad de acordar su incorporación al CDMH. El Ministerio «ofrece» incentivos como las ventajas fiscales que permite el mecenazgo para potenciar donaciones y depósitos, de tal forma que puedan «reducirse costes» al proyecto.

A efectos prácticos, y con la apertura este año del edificio adaptado en la Plaza de los Bandos de Salamanca, la ampliación de fondos «obliga» a la construcción de una cuarta sede dedicada a depósito con capacidad para 40 km lineales y un presupuesto de 7 millones de euros para una obra que maneja como plazo el marco 2015-2020.

El último pilar del nuevo proyecto persigue la participación social y con este espíritu se ha previsto la creación de un Consejo Científico vinculado al Patronato y a las instituciones universitarias, el desarrollo de programas técnicos para sumar los fondos a los principales catálogos archivísticos en red y la producción de información técnica especializada. Se completa con actividades culturales y educativas para promover los valores de la convivencia y la cultura de la tolerancia.