Castilla y León declara la tauromaquia Bien de Interés Cultural inmaterial
El diestro José María Manzanares da un pase durante la feria de Salamanca - efe
toros

Castilla y León declara la tauromaquia Bien de Interés Cultural inmaterial

La Junta pretende contribuir a «preservar los valores artísticos y culturales de la fiesta» e «impulsar las actividades económicas» asociadas

Actualizado:

La tauromaquia ya es un Bien de Interés Culturalde carácter inmaterial en Castilla y León. Así lo ha acordado este jueves el Consejo de Gobierno de la Junta, que «protege» de esta manera una actividad «integrante del patrimonio cultural» de la Comunidad que «forma parte» del patrimonio inmaterial de la cultura popular y tradicional de la región.

La declaración busca también «preservar» los valores artísticos y culturales de la fiesta de los toros, a la vez que «impulsar» las actividades asociadas a ella, especialmente la turística. La «protección y salvaguarda» de esta manifestación cultural desde su propio carácter intangible figura también entre este paso dado por la Junta de Castilla y León.

Las corridas de toros, herederas de las reglas establecidas a partir del siglo XVIII, y el valor de la fiesta, como rito y espectáculo que por sí mismo constituye un elemento de «alto valor patrimonial» son el objeto de la protección, que se ciñe fundamentalmente a las corridas de toros y al arte de la lidia del toro.

Castilla y León se une al paso ya dado por otras comunidades autónomas como Murcia, Madrid y Castilla-La Mancha, que también han declarado de interés cultural la fiesta de los toros, ua protección que incluso se ha extendido a Francia.

Esta iniciativa de apoyo al mundo del toroa la recientemente constituida Mesa de la Tauromaquia de Castilla y León, un órgano especializado de participación, asesoramiento y propuesta de la administración par ala promoción y difusión de la Fiesta como manifestación cultural y producto turístico.

La tauromaquia es el segundo espectáculo de masas de España, después del fútbol, que cada temporada atrae a las plazas a unos 60 millones de espectadores. Y Castilla y León tiene mucho que decir aquí, pues en 2013 incluso aumentó el número de espectáculos, llegando a ser la segunda comunidad con más festejos taurinos y populares: 2.196.

Se estima que en 2011 el esctor generó 416 millones de euros de impacto económico directo y su aportación al PIB llega al 1,5%.