sociedad

Llevan al Constitucional la «segregación» de un niño con Síndrome de Down en León

Denuncian que fue víctima de «malos tratos físicos y morales» por parte de algunos docentes

Actualizado:

Los padres de un niño con síndrome de Down de León presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC), en el que reclaman que se le devuelva al niño a estudiar en inclusión. La familia está apoyada por Solcom, la Asociación para la Solidaridad Comunitaria de las Personas con Diversidad Funcional y la Inclusión Social, que también acudió a este tribunal con otro caso de un niño con autismo en Palencia y que, de momento, ha sido admitido a trámite.

El menor leonés estudió desde los dos años en un colegio ordinario en el que contaba con los apoyos necesarios y estaba «plenamente integrado». Según recoge Solcom en un comunicado, su desarrollo estaba siendo «muy satisfactorio a todos los niveles hasta que, durante el curso escolar 2009-2010 fue víctima de graves conductas discriminatorias, vejaciones y malos tratos físicos y morales por parte de algunos profesores del centro escolar».

La asociación apunta que «al reiterarse esta conducta con el niño también al siguiente curso», la decisión del centro y de la administración educativa fue la de «segregar al menor del sistema educativo público ordinario».

Los padres del menor denunciaron en marzo de 2011 «estas actitudes discriminatorias y vejatorias» ante la Dirección Provincial de Educación que, según detallan desde Solcom, negó los hechos, «cuya veracidad ha sido probada posteriormente en el proceso judicial». Dos meses después, en mayo de 2011, se formuló la denuncia ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de León y en junio, la Junta autorizó la escolarización de este niño en un colegio público de educación especial. Esta decisión fue objeto de impugnación por parte de los padres, quienes lo llevaron al Contencioso-Administrativo y, tras su desestimación, al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que también lo desestimó.

Por ello, ahora los padres de Rubén han decidido presentar un recurso de amparo ante el Constitucional con el fin de reclamar el derecho de su hijo a estudiar en un centro ordinario.