DESDE MI ESCAÑO

Perrerías aéreas

Iberia Express, la que fuera compañía señera de nuestro país, la firma de bandera, de gran prestigio internacional, sigue maltratando al Archipiélago con aviones de juguete

Actualizado:

Hoy en día es habitual encontrarse en cualquier aeropuerto del mundo con pasajeros que viajan con su mascota. La posibilidad, además, que dan las compañías a los usuarios de las aerolíneas de poder llevar a su animal de compañía en cabina, siempre que respete un peso y unas dimensiones máximas, es otro atractivo que invita a los pasajeros que tienen un perro o un gato a no renunciar a sus vacaciones y llevarse con ellos a ese ser vivo. Basta con llevarlo en un recipiente homologado, una cestita y pagar la tarifa que estipulan las compañías aéreas.

Sin embargo, los pasajeros que desean viajar desde Canarias o con destino a las Islas se encuentran con un grave problema cuando tienen que ir con su mascota en Iberia Express. Sí, la que fuera compañía señera de nuestro país, la firma de bandera, de gran prestigio internacional, sigue maltratando al Archipiélago con aviones de juguete.

Te cobran 25 euros por trayecto si llevas un perrito de menos de ocho kilos en cabina, pero el problema surge cuando tienes que meterlo bajo el asiento. No cabe, literalmente es que resulta imposible encajarlo, a no ser que sea a fuerza de empujar y empujar y dejar deformada la cesta o que el animal acabe medio aprisionado y sin poder moverse dos horas y media largas. O eso, o que el pasajero se chinche y viaje con las piernas sobre la cesta.

Cualquier otra compañía tiene tarifas que doblan lo que pide Iberia Express, pero no existe complicación para poder viajar con el perro. Al contrario, hasta en turista uno puede meter la jaula del perro bajo el asiento y viajar con plena comodidad. Alguien puede alegar que cobrando el doble que lo que hace la filial de Iberia es lo menos que se puede pedir, pero es que no se trata de eso.

En ningún sitio se le dice a los pasajeros que parten desde Canarias o desean volar hasta las Afortunadas en compañía de su ‘bicho doméstico’ que por pagar sólo 25 euros tienen que buscarse la vida. No señor, ellos venden un producto y cuando el pasajero llega a la cabina se encuentra con la sorpresa.

Esto es como si entras en un restaurante donde te anuncian que el menú del día cuesta 6 euros y luego te sirven la comida caducada. El dueño del local no puede alegar que es que es que sólo está cobrando al cliente tres veces menos que el bar que está a la vuelta de la esquina.

Desde luego, si tienen mascota y quieren viajar a Canarias o partir desde aquí, busquen opciones diferentes a Iberia Express, una compañía donde lo recortan todo: la atención al pasajero, los buenos modales y el espacio para el perrito.