opinión/arando en el mar

Canarias apuesta por el turismo cinematográfico

Esto sirve para acercarnos a determinados segmentos de clientes que hasta ahora estaban fuera de nuestros circuitos

Actualizado:

En tan sólo unas seis semanas, que es el tiempo que lleva en cartel la película española «Ocho apellidos vascos», y tras convertirse en la película más taquillera del panorama español, y coincidiendo con las vacaciones de Semana Santa, el número de turistas que ha decidido acercarse al País Vasco para visitar los escenarios de la película ya convertidos, gracias al turismo cinematográfico, en lugares de peregrinación para los cinéfilos, ha disparado todas las expectativas tanto de los hoteleros como de los responsables turísticos vascos.

Y es que no hay que olvidar que una película, un anuncio o un documental actúan sobre el espectador que la ve como una especie de «publicidad virtual» que lo atrapa sensorialmente al ser capaz de integrar en su memoria a través de su retina y de sus oídos paisajes, personajes y emociones, creando muchas veces vínculos afectivos, urbanos, artísticos y culturales. Esta tendencia, la de dejarse llevar por determinados vínculos, ya se ha convertido en global y, a nivel español, mueve más de 40 millones de turistas internacionales cada año.

No hay que olvidar que tras el estreno de «Memorias de África» los turistas que visitaron Kenia se multiplicó por cinco; igualmente, la película «El Señor de los Anillos» ha supuesto un 30 % de incremento de turistas que vistan Nueva Zelanda; y Barcelona, después del estreno mundial de «Vicky Cristina Barcelona», de Woody Allen, ha visto cómo han surgido nuevas rutas entorno a los paisajes urbanos que salen en dicha película; siendo Andalucía la última que se ha sumado al turismo cinematográfico al poner en marcha algunas rutas cinematográficas en torno a películas como «Alatriste» y el «Camino de los ingleses».

Todo ello sin olvidarnos del impacto económico y laboral que los rodajes dejan en la economía local; tal y como ha sucedido recientemente con el rodaje de la película de Ridley Scott «The Book of Exodus», llevado a cabo en Almería y en Fuerteventura, que con un presupuesto de más de 34 millones de euros ha creado más de 6.000 puestos de trabajo; o «A todo gas 6», que convirtió una buena parte de la isla Tenerife en un plató de Hollywood con más de 100 vehículos, varios carros de combate y cerca de 400 personas contratadas.

En Canarias, la propia Consejería de Empleo, Turismo y Cultura ha marcado algunos objetivos de cara a impulsar este «turismo cinematográfico» así como impulsar y animar a las productoras a que elijan Canarias como plató ideal cinematográfico para llevar a cabo rodajes en un escenario natural incomparable, facilitar los trámites necesarios a quienes quieran llevar a cabo sus proyectos audiovisuales, así como promocionar nuestros recursos e infraestructuras turísticas; ofreciéndoles nuestra favorable Reserva para Inversiones en Canarias (RIC) o el régimen fiscal de la Zona Especial Canaria (ZEC) que les oferta la posibilidad de pagar un 4 % cuando en el resto del país se paga el 32,5 %.

Por otra parte, es muy interesante el poder aprovecharnos de esta nueva corriente de «turismo cinematográfico» para acercarnos a determinados segmentos de clientes que hasta ahora estaban fuera de nuestros circuitos, como aquellos que aún no conocen nuestras islas, los jóvenes viajeros amantes del cine, y aquellos que practican el «city break» o turismo corto de fin de semana.